miércoles, diciembre 30, 2009

Las Saturnales en vez de las Navidades


Miren, les voy a hacer una confesión: no me gustan estas fechas navideñas. Dicen los psicólogos que el nacimiento de la primavera y los días finales de diciembre son los más propicios para los suicidas. No es mi caso tan extremo y a todos animo al optimismo aun en los peores momentos.
Las Navidades están bien para los niños y quizás para las familias numerosas, mientras se lleven bien. Dicen que todos nos volvemos como niños. Pues no, mire usted, yo no quiero volverme como un niño y casi estoy llegando a la conclusión de que sería una meta recomendable que los niños se hicieran adultos de una vez. Y que pudieran comprarse un piso o alquilarlo y vivir su propia vida. Y eso sí, ser muy amigos. Y besuquearse.
Me temo que hace muchos años ya me descolgué de esta vorágine de campanilleos almibarados y de consumismo atroz. Las Navidades para mucha gente son una tortura, ya no digamos para la supermamá que acaba hecha polvo, dolorida, con resaca y cavilando qué habrá hecho mal para que la segunda hija siga recriminándole –en silencio o con desprecios– no sé qué oscura historia.
Como ya tengo una edad me suelen llamar algunas mamás. En realidad a mí me gustaría que también me llamaran sus hijas, pero para ellas ya soy transparente. Pasas a su lado por la calle y ni te ven. Al menos cuando fumaba caliqueños de cinco euros el puro les echaba unas caladas de humos canarios, como sin querer, y las jovencitas me maldecían entre dientes con una ternura reconfortante. Ahora ya ni fumo. Bueno, no estoy seguro.
Me llaman desesperadas las mamás, como si hubieran olvidado el manual de instrucciones con sus hijas, con alguna de las cuales mantienen una sorda guerra de nervios. ¿Qué debo hacer, si estoy siempre irritada con ella, pero me duele que me ignore? Yo me sé esta asignatura en teoría, porque veo mucho los somníferos documentales de La 2 después de comer: «que yo haría como la leona», les digo.
–¿Comérmelas?
Bueno, no. Cuando un felino o una perra tiene muchos cachorros se tiende y deja que vayan encontrando el pezón y que compitan entre ellos. Quiero decir que no la persigas, ni le hagas demasiado caso. Cuando se aproxime (que lo hará seguro) no le hagas preguntas ni reproches. Todo el resto ya obedece a un orden cósmico entre mujeres. Misterio.
Los romanos eran más listos, pero tampoco supieron superar estos mantecosos días de invierno sin pagar tributo al pedorreo y a la comilona. Del 19 al 25 de diciembre celebraban las Saturnales y se hinchaban de comer, porque eran las fiestas de los esclavos que habían trabajado –como nosotros, que somos esclavos del consumo sin saberlo– todo el año como bestias.
Siempre que me dejen en paz, no me molestan estas fechas. Sólo que no me gustan. Me gustarán más cuando quiten anuncios y campanillas bobas en la televisión, aunque la veo poco. Tampoco me gustaría que quitaran la Navidad. Ya llevan un tiempo sugiriéndolo nuestros progre-socialistas gobernantes (una peste).
Que dejan a la gente en paz, aunque seamos españoles.

sábado, diciembre 26, 2009

La crisis está empezando

A finales del 2008 en esta columna ya dijimos que la crisis comenzaba en serio en 2010, mientras el extremeño-catalán Corbacho decía que «la crisis durará dos meses». Como hace ahora la Salgado. O como hace ZP, que cada trimestre va diciendo que lo peor ya ha pasado. Dijimos –en plural- porque no soy yo quien hace los estudios prospectivos y son varios los que van adelantando sus análisis para quien los quiera ver.
En Ibiza ya los creen. Buena prueba de ello es que los políticos ibicencos que van a las ferias turísticas ya no vuelven deshaciéndose en loas y cánticos triunfalistas sobre los niveles de ocupación de la próxima temporada. Hacen lo mismo que el director del Museo Arqueológico de Ibiza (¡15 años cerrado!) que más o menos cada seis meses salía en la prensa anunciando que el MA se abriría la semana, el mes o el año que viene. Como en 15 años no acertó ni una, si ahora le preguntáis  cuándo abrirá el museo, en un alarde de diplomacia y finura contesta: «No tengo ni la menor idea». Y levanta la cabeza oteando el horizonte y recogiendo las sanas hechuras de la brisa.
¿Le habéis preguntado por la temporada a algunos de los desplazados a las ferias? Os dirán lo mismo: «Ni la menor idea». Y tal y tal y tal...
Ya no vale la pena ni siquiera intentar mentir. El paro pesa como una losa. Ya nadie cree absolutamente ni una palabra de los políticos, que en vez de emplear sus energías en trabajar organizadamente en favor de las Baleares se dedican a reuniones de carácter privado, viajecitos, enterrar alijos de descafeinados, pelearse o procurarse los contactos para su propio medre.
El sistema ha fallado por todas partes, y el sistema del Estado de las Autonomías ha fallado mucho más. El Ayuntamiento de Jerez (Pacheco, aquel de «la justicia es un cachondeo» ¿recuerdan?) ya ha quebrado, y otros muchos le seguirán, sin dinero para hacer frente a nada, sólo a sus orgías de funcionariados estériles. También quebrará alguna autonomía. Los precios comenzarán una nueva escalada, aunque los bancos no mueven un euro en préstamos.
Y como Ibiza sufre una crisis estructural subyacente a la crisis nacional e internacional, las malas noticias se acumularán. Por ejemplo, el sistema sanitario de Baleares es muy deficitario, el tercero peor financiado de toda España. Otra: El señor ZP con sus socios catalanes (que se están forrando a costa de todos los españoles) han aprobado la Ley de Financiación Autonómica. Madrid, País Vasco, Navarra, Barcelona salen muy beneficiados. Los que peor parados salen, o sea los paganos de siempre son las comunidades de Valencia y de Baleares.
Nos han pasado el estado de bienestar por delante de las narices, pero no lo hemos afianzado. Somos deficitarios en infraestructuras básicas y elementales. Y por encima de esto, la crisis. La crisis de verdad que ya empieza ahora a hacerse notar con toda crudeza. Queda la esperanza del mes de junio, cuando Ibiza quizás despierte del letargo... hasta finales de septiembre. La esperanza ayuda mucho, pero sólo de esperanza no se come.
Diario de Ibiza

miércoles, diciembre 23, 2009

Un sistema sanitario insostenible

Cuando me metí en el tema del turismo sanitario yo no podía saber que este era uno de los problemas menores del asunto. Claro, uno ya sabe que la sanidad siempre necesita más recursos. Pero esto lo dice todo el mundo: los ayuntamientos quieren cobrar más impuestos, los policías necesitan más medios, un equipo de fútbol necesita más dinero, etc.
Pero el caso de la sanidad es demasiado importante para dejarlo en manos de un o de una propagandista de un partido que ha demostrado su insolvencia y su inoperancia.
La sanidad española está en bancarrota. Ha quebrado, y si fuera una empresa privada ya estaría en el concurso de acreedores o suspensión de pagos.
Ahora no puede quebrar si no quiebra el Estado (una posibilidad cada vez más probable según los últimos vaticinios) pero es una auténtica ruina. Ya son varias las comunidades que no pueden hacer frente al pago farmacéutico. En Baleares se lleva más de un año de retraso en el pago del medicamento. A nadie extraña que se haya reducido un 30 por ciento el gasto sanitario en nuestra Comunidad.
El sistema sanitario español es cada vez menos eficaz y más voraz. No lo dirá la ministra socialista, pero lo saben muy bien los propios sindicatos médicos y las asociaciones profesionales. También lo sabe Ana Pastor, que lleva años reclamando la atención y exige cambios estructurales en el funcionamiento.
¿Quién no se acuerda del co-pago? Está al caer, como creo ya se hace en la Justicia, donde hay que depositar entre 20 y 50 euros para poder recurrir una sentencia. Se tendrá que habilitar una batería de medidas para que la gestión sea más eficaz: una de cada tres visitas a urgencias no es tal; una de cada tres visitas a la atención primaria es por cuestiones de papeleo, etc.
Y menos gravosa económicamente. El español acude un 40% más al médico que el promedio de la Unión Europea. El usuario en España gasta un 20% más en medicación.
Son datos muy serios, preocupantes y reveladores de la Fundación de Estudios de la Economía Aplicada, Fedea.
En diez años faltarán entre 15.000 y 20.000 médicos. El gasto sanitario tiende duplicarse.
La implantación del co-pago está al caer, con un tíquet moderador y una tasa por visita. (En Alemania y en Francia han reducido un 15% la demanda con este sistema).
Actualmente, la tarjeta electrónica no es suficiente y también se tendrán que estudiar sistemas para reducir drásticamente el gasto farmacéutico que parece un pozo sin fondo.
Ana Pastor insiste también en fortalecer la cohesión en la sanidad en las distintas comunidades autónomas hoy muy dañada.
Otra desventaja de las autonomías, que han ido diseñando una España desigual, injusta e insostenible.

sábado, diciembre 19, 2009

La fenicia que dio nombre a Europa


La historia de Europa, la doncella fenicia de orígenes aristocráticos, se cuenta de varias maneras, pero en lo básico, Zeus convertido en un toro manso, de color blanco, la seduce y ella sube a grupas, el toro se adentra en el mar y llega hasta Creta.
Allí le hace el amor bajo unos plátanos. A partir de entonces estos árboles son de hoja perenne y quizás por el origen fenicio estos árboles bordean todas nuestras carreteras ebusitanas.
De esta Europa se deriva el nombre de nuestro continente que tanto debe a la cultura clásica grecorromana, que sería mucho más pobre sin las aportaciones básicas de la cultura fenicia y de la cultura que sin ser propiamente de origen fenicio, fue propagada por ellos.
El toro como animal sagrado, de culto ritual, animal totémico que generó el Minotauro, está presente en todo el Mediterráneo.
Recuerdo en Menorca con placer las explicaciones de Guillermo Florit-Piedrabuena que interpretaba las taules menorquinas como una representación totémica de las astas de un toro. Estilizadas, esquematizadas, naturalmente.
En cualquier sitio del Levante español se encuentran cuevas y material arqueológico en museos confirmando esta magia siempre presente en la Hispania ancestral, como lo está hoy en la actual.
Esto y mucho más es lo que nos hemos perdido en Ibiza al derribar la plaza de toros. Aparte de constituir una fenomenal oferta turística, ahora Ibiza es mucho menos diversa y bastante más aburrida, aunque cueste creerlo.
Ya lo dije, plaza derribada en Baleares, no puede volver a levantarse, por un estúpida ley del PP balear que hay que cambiar cuanto antes. Pero yo recuerdo tres cosos en Ibiza: el de las Salinas, otro en San José y la plaza de toros de Ibiza, que estaba a rebosar con las corridas, pero también con otros espectáculos.
En 1979-80 yo estaba redactando mi ´Diccionario de Secretos´ y puse esto:
«Nuestra pasión por los caballos y los mulos es genética. Pero la afición taurina es injertada y reciente (...)». Me equivoqué. Yo no sabía entonces que en Ibiza se habían celebrado festejos en plazas de toros desmontables muchos años antes. Ya se trataría de investigar los archivos, pero intuyo que aparte de lo que ya sabemos, nos llevaríamos algunas sorpresas.
La plaza de toros se inauguró en 1961. Duró casi 20 años exactos y me acuerdo de ello porque, aparte de varias actuaciones de músicos, yo asistí a la única corrida de toros que recuerdo en Ibiza: la de El Cordobés.
Yo estaba organizando la edición de Ultima Hora en Ibiza. Pedro Serra me había llamado, sin saber que había integrado a un topo de Matutes en la redacción. Cuando hube comprobado el boicot con divertida facilidad, dejé de hacer el tonto y me fui a recorrer el Mediterráneo y, recibido el consejo de Tanit (faz de Baal), cuando regresé a Ibiza inicié la edición del Anuario. Esto nos da la fecha de la muerte de la plaza: tuvo que ser entre 1982 y 1983.
Por cierto el influjo de Tanit es secreto, no se puede revelar pero fue el más fructífero de mi vida. Somos fenicios.

Diario de Ibiza

miércoles, diciembre 16, 2009

Marcharse

Las personas que lean el Diario no podrán quejarse de desinformación sobre nuestra sanidad, porque casi salimos a página diaria. Pero como me decía un banquero de los de antes «para un banco es malo ser noticia en la prensa».
Parece como si en Ibiza saliéramos de un escollo para poder sortear el siguiente con más brío, aunque a decir verdad, los problemas que siempre se repiten suelen ser los mismos: la contratación de especialistas.
La nueva dirección explicaba ayer la posibilidad de quedar sin oncólogos. O de quedar sólo con uno de los tres contratables.
Las causas explicadas con un lenguaje políticamente muy correcto ya son conocidas y no difieren mucho de las que puedan afectar a los trabajadores del sector judicial, policial o funcionarial en amplios términos.
Ibiza ha dejado de ser una pera en dulce y ha perdido la aureola (mi querido elefante Walter Benjamin emplearía la palabra «aura») que tenía en los años 70, cuando todo estaba por hacer y realmente se hicieron cosas en gran parte porque vinieron especialistas desde todas partes de España y algunos hasta de Europa o desde otros trabajos en Estados Unidos.
Ibiza atraía mucho, trabajar en la isla era un plus añadido de prestigio, era un destino envidiado no por las posibilidades de estudios ni por un contexto universitario.
¿Entonces? Yo creo que era por la calidad de Ibiza. En los años 70 había otra vibración y otro ritmo vital, con la naturaleza al alcance, con hermosas playas y calas vacías, con un mar accesible y bondadoso (¡salvo en otoño!).
Todo era más rústico, más táctil y al mismo tiempo aquellos profesionales estaban a una hora de avión de cualquier ciudad española y a tres o cuatro de las ciudades europeas más excitantes.
Eso quizás fuera lo de menos, pero el mundo exterior estaba cerca, aunque vivir en éste diera la sensación de una Arcadia relativamente feliz. Y encima con un sueldo superior en una isla donde los precios eran bajos.
Y además, donde se aprendía inglés, francés o alemán desde el primer día. Cuando Manolo Vázquez Montalbán expresó la ecuación secreta del universo progresista («Contra Franco vivíamos mejor») en realidad estaba definiendo la fibra sensible de todo un paisanaje, de una manera de ser y de vivir.
En los años 70 eran impensables estas inmersiones y persecuciones lingüísticas importadas de la Cataluña más vulgar y atroz. Y a pesar de todo, o quizás por ello, el conocimiento del catalán crecía sin aspavientos ni imposiciones, por propia simpatía y por interés.
Todo esto ahora ha cambiado mucho.
La carestía, la cesta de la compra y la calidad de vida han hecho mella en todos nosotros. En los años 70 estaba todo por hacer y había un difuso sentimiento de optimismo y de ilusión que lo impregnaba todo, desde el horario de un cirujano a la sesión de un pintor o el trabajo de un camarero.
Ahora veo poco o nada de esto. A lo máximo que se aspira es a sacar una subvención, acabar el turno y esconderse en casa, quien pueda pagar la hipoteca (inalcanzable) o el alquiler (por las nubes).

Diario de Ibiza

sábado, diciembre 12, 2009

La salud de nuestra sanidad



Me quedó pendiente un tema que afecta mucho a Baleares: el turismo médico, de bisturí o sanitario. Mientras procuro hacerme con algunos datos –siempre esquivos—constato que el estado de nuestra sanidad no es especialmente envidiable.
La única faceta que veo con inmejorable optimismo es la proliferación de sindicatos. Si no lo he soñado, leo el pie de foto publicada en el Diario donde se nos informa que hay representantes de ¡seis sindicatos! Hombre, eso sí que es variedad y alegría.
Por lo demás ya ha ocurrido lo que tanto temíamos por estos pagos: nos ha pasado la década de la locura millonaria y una vez más Ibiza y Formentera han perdido el tren. Quiero decir que seguimos sin las estaciones, sin los puertos y sin los hospitales que tanto necesitamos. Y ya se acabaron los contingentes europeos de dinero o del gobierno central. Aquí no veremos ya un euro nunca más por este concepto. Ibiza ha perdido el tiempo y el tiempo es oro.
Ahora vienen los consejeros del Govern desde Palma explicando la imposibilidad de un presupuesto suficiente y piden comprensión por los tiempos críticos que vivimos. Comprendemos. Entonces ¿por qué no solucionaron las cosas cuando los dineros boyantes y florecientes crecían hasta bajo la sombra de las coles en las cajas de chocolate?
Ahora, buenas palabras y voluntarismo, pero mucho menos dinero: se nos recorta más de un 30% el presupuesto para sanidad. Si antes sufría gravísimas carencias y disfuncionalidades, imaginen ahora. No es raro que entre tanto sindicato, tanto recorte y tanta carencia ni siquiera se haya comenzado el nuevo hospital. (Por cierto, me apunto todavía al cambio de ubicación). Ni que el personal sanitario anduviera alborotado, hasta el punto de que han dimi-cesado al director Cárceles. Pero si los problemas son tan graves como intuyo, la dimisión de un director no solucionará los problemas de nuestra mala salud, porque ya llueve sobre mojado, como en el caso de la contratación de especialistas.
El Ib-Salut ha efectuado 20.574 traslados sanitarios en un año, al tiempo que más de 3.500 pitiusos están en una lista de espera (a veces de muchos meses) para consultar con el especialista o para pasar por el quirófano. Algunos tendrán difícil ser atendidos si antes no se contrata al personal cualificado en Urgencias, Cardiología, Oncología y otros de la Unidad de Hospitalización a Domicilio y en los centros de salud (leo el Diario del día 4 de noviembre, ojalá ya se haya incorporado alguien desde entonces).
Nuestra sanidad es demasiado importante para venir ahora recortando un tercio el presupuesto. Hay que abastecer y animar al personal. Todo tiene solución, aunque para ello tengamos que llegar al inusitado extremo de ponernos de acuerdo entre varios grupos políticos o incluso, y por mucho que nos duela, prescindir de algún sindicato.
En este contexto, que tengamos que atender a unos miles de extranjeros o residentes europeos, es un problema añadido, pero no era lo más urgente. Otro día lo hablaremos.

miércoles, diciembre 09, 2009

Turismo sanitario

Descubrí esta expresión a principios de esta década en la prensa de Valencia, que ya entonces mostraba su alarma por el creciente aumento de extranjeros que se colaban en Urgencias para conseguir una operación quirúrgica de envergadura.
No hace mucho, el ex-presidente de Extremadura Rodríguez Ibarra se quejaba de los mismos abusos, viniendo a decir que cosa muy distinta es atender a los enfermos sin recursos y otra tener que cubrir los fuertes gastos de muchos aprovechados con medios que consiguen su cambio de cadera, un marcapasos y otras cosas por el estilo en la sanidad española.
Un doctor extremeño le contesta que no es tan fácil ser atendido para una operación si no es cuestión de supervivencia. Pues sí, estos enfermos ingleses, franceses o alemanes vienen con la lección bien aprendida.
Hace unos días la ministra española logró bloquear la nueva Directiva europea, que hubiera empeorado nuestra situación porque hubiera supuesto unos 2.000 millones de gasto añadido. La ha bloqueado, y eso es bueno, pero el tema no queda resuelto.
Me extrañaría mucho que los negociadores socialistas (que por cierto presidirán la Unión Europea durante los próximos seis meses) tengan la habilidad necesaria para salir bien del envite. Desde luego sería la primera vez, y si no que se lo pregunten a los agricultores españoles, abocados a la ruina por unas nefastas negociaciones.
Se le llama turismo sanitario, médico, de bisturí o de salud. En casi todos los países del mundo intentan atraer clientes que aprovechen los quince días de vacaciones para hacerse una operación quirúrgica de envergadura o unas mejores de cirugía plástica y estética.
Siempre fue así. ¿Quién no recuerda al habilísimo Pitanguy en Brasil, de quien se dice que reinventó los mejores senos del Hollywood de los años 60 y 70? Otros cirujanos se han hecho famosos en algunas ciudades de Marruecos por operaciones de cambio de sexo y otras menudencias. Casi tanto como los cirujanos de Tailandia, que son reconocidos por sus excelentes trabajos en transexualidad.
Más tétricas pero no menos importantes han sido las peregrinaciones a París o Londres para abortar. En Valencia hicieron fiestas y grandes celebraciones para recibir un barco-quirófano holandés que practicaba abortos en aguas internacionales. Por qué estaban tan contentas y tan festivas las feministas de la huerta es un motivo que ignoro, pero la prensa y la televisión les hizo la publicidad gratis. No es necesario recordar que ciudades como Madrid o Barcelona a su vez acogen a muchas embarazadas europeas que aprovechan la laxa situación española para abortar o lo hacían hasta que hubo algunas investigaciones que detuvieron el escándalo.

sábado, diciembre 05, 2009

El toro, símbolo del dios Baal

La importancia del toro era primordial en el universo fenicio y cartaginés, donde incluso el tofet o altar tenía forma de piel de toro. En Hispania se han encontrado piezas y joyas con la misma forma.

A menudo he bromeado con eso de que el animal nacional de Ibiza es el erizo, y la lagartija lo es de Formentera. Como ven, los pitiusos vamos con pocas pretensiones.
¿Cuál es el animal emblemático de Ibiza, aquel que llevamos más o menos impreso en nuestro subconsciente colectivo y que llena de admiración a los ibicencos? No puede ser otro que el toro. El toro y el caballo.
En realidad la cultura derivada de los toros está muy extendida. La mitología mediterránea sería incomprensible si no existiera un animal emblemático como el toro.
Pero es que les ocurre lo mismo a nuestros primos los catalanes.
Cuando se piensa en la relación del toro con Cataluña uno enseguida cae en los griegos de Ampurias, más adelante romanizados y amalgamados con los íberos. Pero eso no es exacto, pues en toda Iberia se conocen representaciones muy anteriores del toro como animal totémico, animal sagrado. Las leyendas en relación con los toros y con la tauromaquia nos retrotraen a tiempos de Tartessos y si le echamos un poco de imaginación retrocederíamos miles de años, a la mismísima Atlántida.
Más reales son las representaciones de los toros y otros bóvidos en Altamira y otras decenas de grutas que conservan estos tesoros muy anteriores al Neolítico.
Mi amigo Fernando Sánchez Dragó ha explicado hasta la saciedad la cultura del toro en Iberia y en todo el Mediterráneo y no sólo en sus dos tomos de la ´Historia mágica de España´ (fue uno de los primeros en usar este adjetivo en un título, antes que yo y el catalán Carlos Garrido).
La importancia del toro y su culto es innegable, es una evidencia. ¿Por qué lo rechazan los catalanistas? Porque usan los toros para enfrentarse al núcleo de poder centralista. Así, en Cataluña están en contra para fastidiar a Madrid, pero en el sur de Francia (lo que ellos llaman pomposamente la Cataluña francesa o Cataluña Norte) están a favor de los toros porque en París los tienen prohibidos. Es lo que se dice dar una patada en el culo del torero cuando se la quieren dar al poder central.
Zeus raptó a la hermosa fenicia Europa en aguas de Tiro (Fenicia), que es nuestra ciudad primigenia. Los ibicencos provenimos de los cartagineses, que no eran sino tirios que salieron por piernas y fundaron Cartago.
Aquel toro blanco zalamero acarició a la doncella, que muy confiadamente lo montó en el lomo, ocasión que aprovecho aquel animal para correr mar adentro hasta llegar a Creta. La doncella quedaría muy impresionada por aquel David Meca manso pero bravo, albino pero con cuatro patas y un hermoso rabo.
¿Y qué dirían que pasó? Pues... lo que tenía que pasar. Aquel toro no era otro que el jefazo de todos los dioses, o sea Baal o Zeus si adaptamos el mito al panteón griego.
No es casualidad que el toro bravo sea el símbolo de nuestro dios, el terrible Baal, que era un dios básico en Ibiza, aunque siempre hablamos de Tanit.

Diario de Ibiza

miércoles, diciembre 02, 2009

Ahora toca reventar el turismo rural


Con la excusa de una crisis existente y muy dura, un Gobierno que se las da de progresista ya ha pegado dos puñaladas más regresivas que progresivas a la hostelería balear, que afectarán mucho a Ibiza.
En esta nebulosa el Govern de Antich ya facilitó a los hoteles un incremento del volumen de edificación, o sea más plazas disponibles. Introducir más plazas en Ibiza ya es un auténtico suicidio. Si se hacen será por el negocio directo que supone apilar ladrillos, pero el turismo balear está pasando por un higiénico proceso de renovación, y quien no lo vea así es posible que se encuentre en un mundo incomprensible y con un agravante: si se devalúa el turismo, también se devalúa el valor de los inmuebles.
La segunda puñalada la acaba de hincar ahora mismo el Govern balear progresista con el nefasto Decreto Ley 60/2009, mediante el cual «se establecen la unificación de los procedimientos y la simplificación de los trámites en materia turística y también la declaración responsable de inicio de actividades turísticas». (Consultar en www.derecho.com).
El decreto ha enervado al GOB que interpreta este decreto como una forma definitiva de reventar el agrotusimo y el turismo rural. Y ello sabiendo que ahora están de moda los pequeños establecimientos rurales, pero la crisis ha afectado a todos de forma casi idéntica según los datos del Instituto Nacional de Estadística: «Las pernoctaciones realizadas en alojamientos turísticos extrahoteleros (apartamentos, campings y alojamientos de turismo rural) superan los 5,9 millones en octubre, un 8,6% menos que en el mismo mes del año anterior». Sólo es un ejemplo.
Siempre ha ocurrido lo mismo en Ibiza, o sea, cuando un negocio ha demostrado su solvencia y su éxito, de una temporada para otra le han copiado un centenar de vecinos, con lo cual se consigue que no funcione el primero ni los últimos. Pero esto es una servidumbre al libre mercado y a las leyes de la competencia.
El agroturismo permitía 25 plazas hasta este momento, y el hotel rural 50, junto con otras limitaciones. En suma, estas instalaciones turísticas han de estar sujetas a la actividad rural agraria. Esto ya se ha terminado. De hecho en el mismo Diario de Ibiza hemos visto disparatados proyectos de reforma que camuflaban habitáculos turísticos.
Toda Ibiza se llenará de grupúsculos, de grupos y de casitas-hotel. Se abandonará todavía más la actividad agrícola y los caminos estrechos y hermosos de la isla se convertirán en un trasiego agobiante.
Hemos conseguido lo que tanto temíamos, que no es otra cosa que romper otro equilibrio que hasta ahora conservábamos a pesar de todo. Y para más recochineo, con el beneplácito de un gobierno que se les da de progresista y de ecologista. Ya. Puja aquí i veuràs Porto Pi!

Diario de Ibiza

sábado, noviembre 28, 2009

Nostradamus en Ibiza


No me gustaría que de éste ni de mi anterior artículo pudiera desprenderse que Nostradamus (1503-1566) no estuvo en Ibiza. Era occitano, del sur de Francia y cuando le quemaron la casa y tuvo serios problemas se volatilizó en el aire. Hay quien dice que viajó por el Mediterráneo. Si hoy es complicado, imaginemos en el siglo XVI, con un mar infestado de piratas y de peste bubónica. Europa perdió la mitad de su población. Pero no nos desanimemos. Si yo he escrito que Jesucristo estuvo o pudo haber estado en Ibiza, ¿cómo no iba a venir este judío errante y perseguido en la única parte donde no se perseguía a los judíos? Además, los ibicencos entonces éramos los buenos o sea los perseguidos, no como hoy que somos los malos que hemos descascarillado la isla y hemos masacrado el paisaje bíblico de la Ebusus eterna.
Pero Nostradamus vende mucho, así que no seré yo quien me desmienta. Porque esta vieja fantasía también es de mi cosecha, bien adobada con la tontería mayúscula de las corrientes. ¿Cómo alguien pudo tomarme jamás estas cosas en serio? Mucha gente, lo cual significa que los escritores y los periodistas no siempre controlamos el proceso comunicativo, ya no digo la propiedad de las empresas periodísticas. Si alguien escribe un ´Diccionario de Secretos´ se supone que debe incluir a modo enciclopédico buena parte de la sabiduría y de la cultura, aunque sea en registro mitológico, fantástico (las rondaies) o antropológico (follet, fameliar, barruguets). Que esto no es de verdad, que eso es inventado, que eso no existe. Como no existe la bobada de las corrientes. A menudo por aburrimiento o por ironía uno escribe estas frivolidades. Llega alguien que las reproduce y mucha gente empieza a creerlas. En 1974 había cientos de ibicencos que creían de verdad que detrás de sa Coniera (la Conejera de San Antonio Abad) existía una base sumergida de ovnis con extraterrestres. En Ibiza pueden medrar las serpientes y los alacranes, los barros son bastante guarros y la arcilla sirve para hacer jarrones; en las Pitiusas hay bichos venenosos y muchas plantas son letales. Las corrientes (en el mar o en el aire) son igual que en todas partes o peores pues más de la mitad del año el viento sopla de lebeche que es un viento insano procedente de África.
Entiéndase, pues, que una cosa es la biología, la física o la historia (basada en documentos escritos básicamente) y otra cosa son las fantasías, la literatura, la mitología, la etnografía y las tradiciones populares (muchas veces aberrantes).
Nostradamus pudo estar en Ibiza, pero jamás predijo nada. Yo creo que de ningún sitio. La interpretación de sus centurias es arbitraria y caprichosa, tanto puede significar una cosa como su contraria. Seamos serios, aunque es muy recomendable hacer bromas. Ahora mismo se promociona la película 2012 sobre el fin del mundo usando entre otros el nombre de Nostradamus. El final del mundo se ha pronosticado en todas las culturas miles de veces y esa es la única verdad: Ultima Multis, como decía el reloj de nuestra Catedral. Cada hora es la última para todos aquellos que mueren. Cada cual tiene su fin del mundo al menos una vez en la vida.
Por cierto, la fecha más probable para el Armaggedon o el Final es el año 3797, así que si los hoteleros habían pensado ahorrarse la remodelación de sus instalaciones ya pueden quitárselo de la cabeza. La vida sigue, aunque no siempre es un jardín de rosas ni falta que hace.
Diario de Ibiza

miércoles, noviembre 25, 2009

La promoción turística en manos de Nostradamus



Lo hemos probado todo, pero parece que hemos perdido la receta. Nuestras islas pretenden vender paz, calma, amor, discotecas, artesanía, arte, música, sexo, rock´n roll, playas, mar, buceo, homo y heterosexualidad, emoción, pildoritas, taxistas alucinantes (no diré que alucinados), y toda suerte de fanfarria para atraer a jovencitos que quieren ser mayores y a mayores que pretenden ser jovencitos.
Pero hemos agotado la fórmula y los clientes han agotado la cartera. Miramos hacia todas partes y cuando descubrimos que a los demás no les va mucho mejor tampoco nos consolamos.
Incredulidad ante la situación, pero credulidad en las causas y en los fines: La isla mágica de la fertilidad, las tierras sagradas, los barros refractarios que impiden la perversa proliferación de las víboras, la isla de los ovnis y de las bases extraterrestres no puede languidecer ante la mirada consternada de los técnicos en promoción turística.
Tenemos ya una montaña de planes y proyectos: de embellecimiento, de cohesión, de promoción turística, de renovación hotelera, de agroturismo y turismo rural.
Pero nuestros planes, como los de Aníbal en las puertas de Roma, han terminado por morir antes de nacer, porque no nos hemos atrevido a enfrentarnos al tema en su meollo. Si Aníbal hubiera atacado Roma en sus entrañas, la historia de Ibiza hubiera sufrido grandes cambios.
Nuestras altas mentes pensantes ya están cansadas de la esterilidad de la ciencia positiva y han decidido recurrir a Nostradamus, que era un judío maltratado, perseguido y desequilibrado que decidió escribir sus cuartetas de forma críptica para evitar que le quemaran crudo.
Nostradamus, Michel de Nôtre-Dame, vivió unos tiempos muy complicados y no parece muy probable que viniera a Ibiza en unos años en que los bajeles del imperio turco barrían las costas francesas, hispanas y nuestras islas. Especialmente duro fue para Menorca, pero también para Ibiza. A mediados del siglo XVI caer en Ibiza era equivalente a ser lanzado con paracaídas en plena selva del Vietnam en plena guerra.
No sé si me sorprende más la mentalidad de Nostradamus o la de estos ibicencos que recurren a la santería y a los exorcismos para promocionar Ibiza. Esta conducta es parecida a la del enfermo de cáncer que se siente ya perdido ante la ciencia convencional y recurre al curandero.
No dejo de sorprenderme del éxito de las falacias, las ocurrencias mitológicas y las serenas mentiras que con animus iocandi he escrito yo mismo en el ´Diccionario de Secretos de Ibiza´. Soy parte responsable en casi toda esta madeja de bulos, pero en mi descargo puedo decir que jamás pretendí ser tomado en serio. Maldita sea, ya sólo me falta que las cosas que diga en serio me las tomen como fantasías.

sábado, noviembre 21, 2009

Absolutamente 'todo incluido'


Después de un verano de 2009 muy mermado, excepto en Formentera, una isla atiborrada gracias a un anuncio cervecero que muestra a unos protagonistas que incumplen flagrantemente al menos tres leyes, las Pitiusas encaran un invierno muy delicado.
Suele ser en estas extrañas situaciones límite cuando se conoce a los amigos y a los aliados. En este terreno, personas y grupos como el Ayuntamiento de Vila, el Consell Insular de Ibiza y otros deberán sopesar la actuación nada previsible del Institut d´Estudis Eivissencs, de un tal Blázquez del GOB e incluso del Consell de Formentera, que esperan a que todos los comensales estén reunidos y sentados para anunciar que se ha muerto el cocinero. Bueno, que cada cual saque las lecciones pertinentes, aunque algunas siempre suelen ser estériles porque llegan a toro pasado y cuando los hechos consumados han causado todos los males posibles y a menudo llegan de mano de aquellos a quienes has ayudado a encumbrarse o a mantenerse.
Quedan más de seis meses todavía para el despegue de la temporada 2010. ¿Se ven soluciones, apaños, ingeniosas maniobras para congelar la caída vertiginosa del turismo en Ibiza?
Valen todos los trucos, hay que barajar ya sin perder ni una semana de tiempo aunque las cartas estén marcadas. Ibiza agradecería ahora el haber tenido en los últimos años una gama variadísima de promociones en los mercados europeos, en Japón, en la misma España.
Desde junio hasta noviembre Ibiza podría aceptar el turismo taurino y ganadero, el turismo de simposios y de reuniones en la isla, incluso el turismo sexual si de ganas viene, el turismo deportivo que aprovechara nuestras impresionantes instalaciones, pistas y regatas; el turismo de buceo, windsurfing, optimist; el turismo de la tercera edad, optando a concursos divertidos entre los Panteras Grises hispanos; el turismo religioso en nuestras iglesias, mezquitas y sinagoga, el turismo musical o del aficionado al teatro; el turismo lúdico en nuestros casinos; el turismo gay y lesbiano; el turismo acojonado que camina a pie por nuestras galácticas autovías, el turismo de estudios que visitan y hacen prácticas en nuestra red de museos púnicos, de los mejores del mundo aunque eso es indemostrable porque llevan 15 (o 150) años cerrados.
El turismo nudista en nuestros hoteles climatizados de cinco estrellas, o el turismo de los naturópatas y de los dietistas, el turismo funerario...
¿Verdad que es mucho mejor que acabe la lista, que lo único que consigue es dejarnos en ridículo?
Para el 2010, ya lo dijimos en 2007 y antes y ahora lo ha recordado el catedrático Eugeni Aguiló y pronto lo confirmarán todos los demás, nos espera una aumento brutal del todo incluido. O sea, menos margen de beneficio hotelero, menos aún para la oferta complementaria. O sea, un aumento del paro que será sustancial. Llámenme exagerado, pero ustedes recuerden la foto de este pelotón de políticos ibicencos en la Feria de Londres. ¿Se fijaron que todos iban vestidos de negro o de oscuro?

miércoles, noviembre 18, 2009

Turismo taurino


El turismo ha pasado a ser desde los años 60 del siglo pasado uno de los negocios más seguros y florecientes del planeta y al que todo el mundo quiere apuntarse.
Tendría que acontecer un cataclismo en Europa, tipo epidemia, guerra o algo así para que el turismo dejara de fluir en todas direcciones.
Me refiero a los mercados emisores como Estados Unidos y Europa (que a su vez junto con España, son los primeros receptores).
Pero al margen de los grandes flujos existe un turismo de excursión o de escapada: son los fabulosos tres días que te regeneran la mente y a veces el cuerpo.
Y en este campo Ibiza no consigue conectar. No hay manera y eso que se ha mejorado muchísimo. Siempre he oído quejas con respecto a Mallorca, que capta mucho turista o segundo residente que vienen los viernes por la noche y se van el domingo noche a Frankfurt, Madrid, Milán o París.
El problema de Ibiza son los transportes. Ya lo era en los años 80 y desde entonces nadie ha conseguido resolver el nudo. Ibiza no parece rentable para las compañías áreas, ni usando el enlace con Palma, Madrid, Valencia y Barcelona, que esa sería otra solución.
En esta línea doméstica solemos hablar de turismo sexual, turismo deportivo, turismo de la tercera edad, turismo cultural, turismo de sol y playa, turismo de buceo, etc. Y de turismo taurino.
Y aquí tampoco podrá aprovecharse Ibiza del flujo de visitantes taurinos, porque cerramos la plaza de Ibiza y nunca se reconstruirá, si no se cambia la ley balear.
Barcelona, Gerona y Tarragona pueden ofrecer corridas de toros y eso no deja de ser un reclamo eficaz para diversificar la oferta. Hasta que se prohíban y ya están en ello. La ciudad que albergó tres magníficas plazas y que era el sitio de España que más corridas tenía en cartel de toda España desde 1920 hasta 1960, se va a quedar sin toros.
Ya se ha anunciado a bombo y platillo. Todo el Sur de Francia ofrecerá corridas de toros, Aragón y Valencia lo mismo. Ya me estoy imaginando la alegría de los castellonenses al poder programar grandes festejos sin la competencia de la potente Barcelona, aunque ya sólo tiene (o tenía) las 19.000 plazas de la Monumental.
The New York Times ha sido el medio más espectacular y ha publicado un análisis muy incisivo y sosegado. Narra el hundimiento de Barcelona en su ensimismamiento localista por presiones del nacionalismo, esta ideología casposa y rancia del siglo XIX, y explica que el Parlamento catalán va a consultar la prohibición de las corridas.
Por razones morales, por razones políticas o por simple ignorancia, una tradición que enriquece nuestro patrimonio, se verá prohibida en unos meses. Castellón aplaude.

Diario de Ibiza

sábado, noviembre 14, 2009

Nuestro halcón de Eleonora



La naturaleza de Ibiza despierta simpatías sobre todo entre quienes quieren construirse un chaletazo en medio del bosque. Pero en la realidad nuestro conocimiento de la vida salvaje o de lo que quede de ella es muy limitado, validando las últimas investigaciones y hallazgos que nos vienen, sobre todo de equipos de las universidades de Valencia y de Alicante.
Aunque otros cardan la lana, los trabajos valencianos comienzan a ser fecundos para Ibiza y Formentera. Baste recordar el avistamiento de ballenas para estudiar sus costumbres en las aguas del canal y de las Pitiusas en general. O los estudios climáticos, de gran importancia y de otros aspectos de nuestra biología.
Si en el mar observan las ballenas, en el aire estudian los halcones, tan fascinantes y misteriosos. Seres implacables que descienden de las alturas como un rayo y se llevan la paloma o la tórtola en un suspiro. Desde niño oía hablar cosas terribles de los halcones, que yo creía de metal. Si alguna paloma no regresaba, una menos en la cazuela y la culpa para el halcón.
Así que nunca les tuve aprecio, pero sí admiración. Una admiración que se acrecentó cuando redacté el ´Diccionario de Secretos´.
Yo entonces no sabía que el halcón era de gran valor entre los reyes, los aristócratas y que los islotes de Ibiza (Tagomago, es Vedrà) o los acantilados de Cala Jondal, Cap Nonó, Benirràs, etc. eran los sitios mejores de crianza de estas rapaces. Ni sabía que Ibiza era desde la Edad Media un exportador de halcones, muy valorados entre la gente que practicaba la cetrería, usando estos demoledores cazadores como el perro del aire.
Tampoco sabía que en Ibiza hay al menos halcones de tres tipos: el peregrino, el de Elenora y el xoriguer. Abundan en Ses Columbretes (Castellón), en Túnez y en pocos sitios más.
El Falco Eleonorae o halcón de Eleonora es una extraña joya de la que poco se sabía en su estado salvaje. Pero estos universitarios valencianos han usado procedimientos de seguimiento satelital y los resultados son muy sorprendentes, aunque ya se sabía que emigraba.
Entre todos los que han marcado ya se ha visto que existe una gran diferencia en la ruta y en la velocidad. De hecho abandonan las islas y parten hacia África, donde pueden superar auténticos braseros ecológicos llenos de peligros y de trampas. Cruzan de día y de noche el Sáhara, lo cual en sí mismo ya es un rally de gran altura (y nunca mejor dicho) y se van dirigiendo hacia el Sureste del Continente para acabar llegando a la meta, Tanzania y Madagascar. ¿Quién lo hubiera dicho? Las distancias pueden oscilar hasta llegar a los 9.500 kilómetros recorridos.
(Más datos en Internet, Pascual López, Universidad de Valencia).

Diario de Ibiza

miércoles, noviembre 11, 2009

¿Ley semi-seca en toda España?


Primero Cataluña impone su prohibición y después el socialismo cañí pretende seguir la pauta. Enojoso. El socialismo tiende a ocupar áreas de libertad que corresponden al individuo indiviso, ciudadano y contribuyente. Lo llevan en su doctrina, en sus genes. Por eso quienes creemos en el valor personal, el esfuerzo y el libre albedrío preferimos la libertad individual, el liberalismo y en general que los poderosos coercitivos del Estado sean los mínimos posibles.
Finalmente, el Estado gestiona mal y derrocha lo que tanto ha costado conseguir.
Claro, hay opiniones diferentes a la mía. De hecho yo fui uno de los ingenuos que creyó en un socialismo con rostro democrático que socializara la pobreza o la riqueza de aquella España de finales de los años 70. Nada, bajo el socialismo no se avanza, ni se crea riqueza ni se aumentan las libertades, más bien todo lo contrario.
Gran parte de los males que sufre Hispania en los últimos años se derivan de esta situación ideológica. Piensan que dilapidando con una mano y prohibiendo con la otra conseguirán una nueva España, donde con ayuda de la bisagra de los nacionalismos, llegaremos a una nueva sociedad controlada y vigilada (Sitel no está lejos de la idea), cuidadosamente reglamentada donde apenas quedará un céntimo libre para el gusto y para el gasto.
Yo no quiero vivir en una sociedad así. Y no me gusta nada lo que estoy viendo. Nos quedan pocas oportunidades de reaccionar ante este proyecto de narcotización de la sociedad española.
En Cataluña ya han creado el CAC para controlar a los medios de comunicación. A ZP se le cae la baba cada vez que le hablan del CAC. Y en otro orden de cosas ya han promulgado una ley seca o semi-seca, porque no prohíben el alcohol, al menos de momento, sino tener una puerta abierta para sancionar y cerrar locales. La prohibición del happy hour, del dos por uno, la invitación del chupito, los concursos con premios de bebidas, etc. Queda vigente en Cataluña y las multas son enormes.
En el resto de España también quieren prohibirlo, sin pensar que tenemos un tipo de turismo veraniego que es un fuerte consumidor de alcohol.
Tenemos en la isla esta paradoja: si no les vendemos copas o pizzas, ¿qué les podemos vender? Y en caso de organizaciones cerradas (los pub-crawls o como se llamen estas excursiones etílicas de bar en bar), se hace un consumo remarcable.
Pero yo sigo creyendo en la libertad personal. De eso vivimos y debemos cuidarles y explicarles los daños y los peligros. Prohibir por prohibir hace socialista. Y desde el 68 los ácratas seguimos haciendo uso del lema revolucionario: «Prohibido prohibir», al menos a los mamíferos, que por mamíferos mamamos y a menudo también a la inversa.

sábado, noviembre 07, 2009

Las serpientes de Ibiza se han multiplicado


Las serpientes que han ido llegando a Ibiza en los últimos años parece que no han aprovechado la crisis para irse.
A veces sale el tema. En la zona de San Lorenzo me avisan de que han detectado serpientes. ¿Cómo es posible, si sabemos por mitología doméstica que en Ibiza no pueden reproducirse?
Las serpientes han encontrado un hábitat hecho a su medida: lagartijas, salamanquesas (nuestros dragones), huevos de perdiz, etc.
Me gustaría saber si algún grupo ecologista ha hecho algún tipo de seguimiento de la culebra bastarda, probablemente llegada de Tarragona y norte de Castellón en los troncos de olivos importados.
Pero en Mallorca sí. En la zona de Capdepera están furiosos por la gran abundancia de serpientes. Los avisos son a cientos.
Ya han pasado a pueblos cercanos como Sineu. Los ofidios, aunque no son mortales, tienen una mordedura dolorosa, están acabando con la caza y alarmando a los vecinos.
En Mallorca tienen identificadas a la culebra bastarda, a la serpiente blanca, y a la de herradura.
La mayor de todas es la culebra bastarda, llegada de Cataluña, y puede alcanzar fácilmente los dos metros. Se han ido recogiendo y se han trasladado a la Península, pero nada surte efecto.
Las serpientes procrean con una enorme facilidad y se han adaptado a nuestras islas, donde además no gozan de enemigos temibles.
«Tendréis que acostumbraros a su presencia», han explicado a los cazadores. Pero ya se está intentando un sistema de jaulas con ratoncillos vivos como cebo, un sistema empleado en Estados Unidos.
De todas formas los cazadores son escépticos. Las jaulas necesitan vigilancia constante por parte del dueño de la finca y hay que reponer cada vez el ratoncillo, pues la carne muerta no atrae a las serpientes.
El caso es que en Ibiza siguen campando a sus anchas. Y es cierto que no suelen acercarse a sitios poblados..., a excepción de corrales donde haya pollitos, huevos u otros bichos que atraigan su atención.
Como siempre, la solución ya la obtuvieron los fenicios y yo la expliqué en mi ´Diccionario de Secretos´ en un texto que llenó de regocijo al profesor Planas, que siempre me lo recodaba con grandes risotadas: «En Ibiza no hay serpientes porque los erizos se las han comido», le expliqué yo, s´Indiu, como me llamaba el profesor, debido a que cuando me conoció en el Instituto yo llevaba una melena muy larga, como un apache.
Los erizos son inmunes al veneno, pero es un contra-serpientes poderoso porque actúan como ellas, pero a la inversa: se come sus huevos y sus crías.
Si en Mallorca protegen a los erizos, y dejan a los halcones y águilas en abundancia, pronto se acabarán las culebras.

Diario de Ibiza

miércoles, noviembre 04, 2009

El puente a Formentera

Repaso las páginas simpáticas del verano y aterrizo en las últimas anécdotas recopiladas por los centros de información y algunas guías turísticas.
Si pudiéramos añadir los chascarrillos vividos por los policías locales podríamos hacer una edición de las fantasías de la Ibiza loca.
Una pregunta muy aguda, porque atiende a la etimología, es sobre el origen de los pitiusos, al parecer emparentados con los pitufos. La eufonía entre ambas palabras se acerca a los «falsos amigos» que tanto temen los traductores.
Bajitos y cantarines puede que lo hayamos sido, pero no tan azulados como los pitufos, por mucho que nos hayamos podido ayudar de la absenta (la absenta te pone la nariz color añil).
Otra anécdota es sobre el crucifijo de la Catedral, al que alguien cree un homenaje al último pirata del Mediterráneo. Obviando el título de la novela de Benavides (un pseudónimo) referida a Juan Verga, o sea a Juan March, el último pirata que se atrevió a pasearse por aguas de Ibiza fue Novelli, que comandaba el barco de bandera inglesa Felicity.
Ocurrió el día 1 de junio de 1806 y fue un final de fiesta de traca, porque Riquer salió con su jabeque y redujo al navío enemigo de mucha mayor envergadura.
Fue de traca final, porque el corsarismo estaba llegando a su fin en la historia al menos en aguas del Mediterráneo occidental y porque aquel combate lo pudieron seguir muchos ibicencos desde las murallas, al transcurrir en aguas de Ibiza y Formentera.
Pero cuesta entender qué vería la turista en el rostro del crucifijo para relacionarlo con los piratas y los corsarios de Ibiza.
Otras preguntas son recurrentes: ¿Dónde puedo coger un taxi para Lanzarote, de dónde sale la barca para Formentor? La toponimia de Ibiza confunde a muchos turistas, sean españoles o extranjeros.
Tampoco ayuda su sentido de las distancias, lo cual indica que jamás han mirado un mapa: ¿Dónde está el túnel a Formentera? Es una pregunta sorprendente, pero no tan inverosímil si recordamos que en 1972 un periodista ibicenco se empeñó en construir un puente entre ambas islas Pitiusas.
Quien reúna unas miles de anécdotas podría escribir una hermosa historia loca ilustrada o un librito de humor. Otros turistas que hablan en las páginas se hacen eco de los salvajes precios de algunos productos de Ibiza, como un botellín de agua, las hamacas o los transportes.
Bastaría prestarles atención para corregir nuestros defectos, pero tampoco confío demasiado en eso: Aquí son muchos los que piensan que nosotros ya somos perfectos y esto es el paraíso.
Diario de Ibiza

sábado, octubre 31, 2009

Ya no se pueden prohibir los toros en Ibiza



El toro era o es el animal sagrado de Baal. Uno de los significados etimológicos de Baal es "toro". Los fenicios popularizaron y reforzaron el culto al animal totémico en tod el Mediterráneo.


Los progres de Ibiza están desolados: no se pueden prohibir los toros en Ibiza, porque ya los prohibió una ley de ámbito balear del PP en los años 80, de forma indirecta. Sí, fue el PP.
Si no recuerdo mal, cuando se derriba una plaza de toros ya no se puede volver a construir. Imaginan que es un avance social, pero ellos –progres y gente de diverso pelaje buenista– siguen atiborrándose de filetes de ternerita tierna, de costillitas de cordero y de solomillos de cerdo.
Con lo aburridos que son aquí los inviernos (la isla queda cada año más vacía y en barbecho) nada nos iría mejor que una buena campaña contra los taurinos, y de desprecio contra lo que los nacionalistas llaman ´fiesta típica española´, como están haciendo en Barcelona y en toda Cataluña.
Pero el prohibir una cosa demasiado pronto tiene eso de malo, que te privas del placer de prohibirla más adelante.
Y sin embargo.., en Ibiza se ha adorado siempre al toro, no sólo como símbolo de nuestro panteón fenicio-cartaginés, sino como ritual mediterráneo. Dice el gran intelectual Albert Boadella, un catalán universal que ha tenido que exiliarse de Cataluña, que una corrida de toros es un acto ritual, el único teatro mágico de verdad. No sé, pero quienes entienden viven una especie de ceremonia en clave en la que no puede entrar el neófito. Yo prefiero el rejoneo, el toreo a caballo.
Ibiza era demasiado pobre para el ganado vacuno. Los primeros bueyes de nuestra historia aparecen en el ´Liber Maiorichinus de rebus pisanorum´, que narra una de las etapas más terroríficas de la isla, cuando la cruzada catalano-pisana dejó media isla ardiendo y causó gran mortandad entre los pobres ibicencos, año 1114.
En Formentera encontraron dos bueyes y aquellos catalanes muertos de hambre ya los tenían rejoneados cuando un jefe se los arrebató con la excusa de que, siendo tiempo de Cuaresma, no podían comer carne. O sea, como siempre, se los zamparon los jefes.
¿Qué hacían dos bueyes en Formentera? Se supone que servían de animales de tiro y carga, pero eso es una suposición.
Yo he pensado que en Ibiza han existido siempre los toros.
En realidad los siglos oscuros de peste, hambre y ataques berberiscos no parecen muy dados al toreo, cuando apenas había animales para labrar los campos ni para el transporte o para la defensa.
O sea, que imagino que sería ya bien adentrado en el siglo XVIII cuando Vila puede ofrecer algunos festejos taurinos. De ello estoy mucho más convencido desde que leí el artículo de J.A. Torres Planells, en el Diario de Ibiza del 8 de mayo de 2005: ´Toros a Eivissa´.
Un artículo delicioso que debió atormentar durante mucho tiempo a los fanáticos anti-taurinos.

Diario de Ibiza

miércoles, octubre 28, 2009

La mejor crisis de nuestra vida


Este verano tiene la delicada misión de introducirnos de lleno en la crisis. A regañadientes, no nos queda más remedio que admitirlo: estamos en horas bajas, en años bajos.
Esta extraña forma estacional de trabajar en Ibiza es insoportable, pero acabamos por soportarlo todo, hasta estos taxistas piratas que hacen lo mismo que los capitanes de las pateras y los cayucos: si se ven ante la eventualidad de ser detenidos se deshacen de los fardos y los echan al mar.
Parece que algunos taxistas piratas no tienen escrúpulos. «Un taxista pirata arroja a un pasajero del vehículo en marcha». Me lo creo. Eso sólo puede ocurrirte en algún país muy atrasado de África y en la civilizadísima Ibiza, tal es el refinamiento y la eficacia de nuestros políticos a la hora de solventar problemas.
De locos, cientos de taxistas piratas, que se sepa. Habrá miles a lo largo del verano.
La medida de expulsar a aquellos que no paguen las multas por cinco años simplemente es otra bobada. De España entran y salen tranquilamente asesinos, traficantes, atracadores, ladrones y lo hacen por tierra, mar y aire. Lo hacen por el Prat, por Sevilla y por Barajas, etc. Imaginemos lo que podrán hacer en Ibiza, donde hay un déficit alarmante de fuerzas de seguridad en los meses punta. ¿Quién inventa estas medidas?
Un verano donde se nos han ido Julián Lago y Valerio Lazarov, dos asiduos de la isla. Y otros nombres preclaros, pero esto no es un obituario.
La crisis de 1989-1993 fue mucho peor que la actual, se afirma en un reportaje publicado en el Diario. Entonces no había créditos y los intereses eran mucho más altos. Además las empresas estaban amortizando las inversiones.
Pues no lo creo. Ahora los bancos no dan un crédito ni para medicinas. Por otra parte, la crisis de los Noventa pegó fuerte en el 92 y en 93 si no recuerdo mal, aunque viviéramos la euforia inducida por el socialismo cañí de la Feria Universal de Sevilla y los Juegos Olímpicos de Barcelona, financiados y apoyados por todos los españoles.
Simplemente creo que la actual crisis será mucho más duradera, aunque ciertamente ahora disponemos de algunos paraguas protectores y de una situación de inversión más blindada. No sé si esto es bueno, porque las instalaciones de Ibiza necesitan todavía hoy grandes inversiones.
«No se lo cuentes a papá», «Lo que pase en Ibiza que se quede en Ibiza», se dice por ahí. Y esto significa que todos nos quieren en julio y agosto. Pero para el resto del año, aquí nos dejan solos con nuestra fría humedad.
Quizás la venganza del pitiuso sea largarse también a invernar en destinos más baratos que nuestra propia isla, afectada por el virus del sobreprecio.

Diario de Ibiza.

sábado, octubre 24, 2009

Turismo: alarma en el sector


El turismo en España está en grave peligro, tanto si observamos las cifras de ocupación de los últimos años cuanto si analizamos el impacto que presumiblemente tendrá la aplicación del nuevo IVA a partir del 1 de julio del 2010.
Nuestro turismo ha mostrado una gran vitalidad y a la hora de reciclarse ha demostrado que goza de medios y de flexibilidad. Ya superó la extraña subida del efecto 92, a pesar de una crisis galopante bajo la égida desnortada del socialismo felipista.
Unos diez años después, mal que bien se adaptó al efecto redondeo derivado de la entrada en el universo del euro.
Pero no sería realista negar que estas situaciones exigieron muchos sacrificios, pérdidas, rendiciones y liquidaciones terribles. De eso los ibicencos sabemos un rato largo.
En estos momentos, la planta hotelera de las Baleares está atravesando una fuerte competencia de países emergentes (que ya están bien asentados, podemos admitirlo) que venden el mismo producto pero con mejores instalaciones y a precios bastante más bajos. Esto también está constatado.
El turismo es un sector muy regulado, pero una vez garantizada la sanidad y los servicios, lo mejor es no inmiscuirse, dejarlo solo, toda vez que los ministerios correspondientes ya colaboran en la promoción.
Pues no, el derroche del socialismo zapateril es tan alucinante (y lo sigue siendo, sigue en cotas de gasto insostenibles, como ya se le ha advertido en los últimos años) que no puede prescindir de una subida de impuestos.
En la totalidad inmensa de agujero fiscal del Estado esta subida apenas significará gran cosa, porque ZP no ha tomado otras medidas correctoras ni las tomará, o eso parece.
Pero para la hostelería esos dos puntos de IVA significarán un fuerte varapalo y es muy posible que otra vez miles de comercios y de industrias queden varados en el camino, derrengados por una política inútil.
Zapatero se ha equivocado, eso no es ninguna novedad, ni rectificará a pesar de los durísimos alegatos de la Confederación Española de Hoteles y de Alojamientos Turísticos (Cehat), o de la mismísima CEOE; diversas agrupaciones y mesas del turismo, así como de los touroperadores.
En resumen se viene a entender que competir con los otros destinos mediterráneos donde no se aplica el IVA es casi imposible, y competir con los restantes países europeos que aplican un IVA reducido todavía es más difícil.
El turismo español se enfrenta a un debate en profundidad sobre su reestructuración, porque está en crisis desde hace años. Estas medidas fiscales no son más que otro clavo en la tapa del ataúd. Se avecina una escabechina de medidas difícilmente evaluables. Fácil deducción.

miércoles, octubre 21, 2009

Barry Flanagan o la velocidad congelada



La exposición en el Museo de Arte Contemporáneo de Ibiza, allá por 1998, tuvo mucho éxito. La obra del desaparecido Barry Flanagan siempre deslumbra y ello es así probablemente porque conseguía armonizar conceptos antitéticos que repugnan la razón.
Él sabía perfectamente que la percepción visual cala más hondo cuando conmueve en vez de mover a la reflexión.
No en vano se dice que las motivaciones del arte y del artista caben mejor en el terreno visceral de las emociones. Claro que hay toda una escuela o grupo de artistas que parten del racionalismo y han dado movimientos como el constructivismo o el minimal. Pero la vibración sensual, la experiencia emocional estética jamás ha podido ser sustituida ni suplantada. Permanece ahí inseparable de las reglas de la percepción y de la condición humana.
Lo primero que llama la atención de las liebres bailarinas de Barry Flanagan es el extraño sentido de irrealidad que desprenden. Pero al mismo tiempo no causan rechazo ni negatividad, probablemente porque el cerebro las reconoce perfectamente.
Quien haya visto a las liebres correr o a los podencos o los galgos perseguirlas reconoce inconscientemente estos movimientos porque son reales, más de lo que sabíamos a un nivel consciente. Nuestra retina lo sabía antes que nuestra razón. Todo esto es facilísimo de demostrar con las actuales cámaras fotográficas que a altas velocidades pueden congelar la imagen en una fracción de segundo.
¿Qué descubrimos? Que la imagen congelada corresponde casi exactamente con la artística. El artista ha llegado a este conocimiento anatómico y físico con sus estudios, con sus pruebas, con su ironía («yo soy la liebre y el cazador a la vez») y coincide estrictamente con la realidad oculta.
Por supuesto, de ahí se derivan todas sus paradojas y sus ironías, por ejemplo los títulos de las obras de bronce, que ya no será una liebre saltando con su velocidad congelada, sino el bailarín Nijinsky. Anatómicamente impecable: un bailarín ruso usará las cuatro extremidades como puede hacer una liebre, eso es, para optimizar sus resultados en un espacio.
Entonces ¿por qué nos atraen tanto los caballos y las liebres del artista galés? En primer lugar porque su diseño está armonizado con los modelos que conocemos desde las cavernas. Quizás los caballos de Flanagan nos sorprenderían si los comparásemos con algunos caballos pintados en las paredes de las grutas o en otras pinturas más recientes.
También por su paradoja: nada más opuesto a la gracilidad del bailarín o de la liebre librando una batalla contra la ley de la gravedad que un mazacote de dos mil kilos en bronce.

sábado, octubre 17, 2009

Las huellas del verano


Un verano extraño, irregular, salvo por los propios defectos que nos han dejado en la estacada del mercado turístico: los jovenzuelos. El turismo juvenil que viene por las discotecas.
Pero Ibiza pierde fuelle. En verano parece invadir la isla una especie de virus por el dinero donde las aguas minerales pueden costar seis euros o donde un taxi pirata puede dejarte en la cuneta si se encuentra en peligro de detención.
Insistir en todo eso no sirve de nada, simplemente constatar que las situaciones se han podrido y no se quieren solucionar. Y los turistas se van a otra parte, aunque la prensa amiga de forma voluntariosa presenta una Ibiza fastuosa con caras famosas y el glamour de la España cañí y marbellí.
Hace años, muchos años, que en verano quedamos a merced de la ventura: sin transportes públicos eficientes y accesibles, pero tampoco sin taxis suficientes.
Todo la isla sufre una transformación a peor, creando una locura de sobreprecios que afecta a todos los campos: alimenticio, ocio, restauración, playas, transportes, etc.
Pero, oh cielos, de repente surge una lucecita de esperanza. Quizás pidiendo más dinero a los empresarios para la Fundación Turística o creando unos cuantos observatorios turísticos (vestidos de blanco con gafas oscuras, the White-Men IBZ) ya se arregla todo.
Sólo nos falta pedir una pintura a cada artista y hacer la subasta de siempre. ¿Pero cómo se os puede olvidar tan magnífica idea?
«Hoteleros, Pimeef, CAEB y UGT piden un gran pacto para volver a las temporadas de seis meses», anuncia el Diario. Será eso, que llevamos 60 años de turismo sin pactar, descompactados. Si pactamos, todo arreglado, ya sólo nos queda pedir al Estado-providencia que los trabajadores de Ibiza sólo tengan que trabajar dos meses para cobrar diez meses de paro. Adelante, a Zapatero le encantan estas ideas avanzadas, progresistas, pactadas, de cohesión social. Que ZP arríe la mosca y vaya soltando los millones a Comisiones y a UGT para que sigan sacando más tripa.
Todo bien pactado, bien compactado, yo diría que casi encimentado: Deep Pact, Compact Pact IBZ-Mix.
Cualquier cosa menos enfrentarse a los problemas reales de la isla. Para cuando encuentren solución ya no quedará isla o nadie podrá tomar el sol para evitar el cáncer de piel.
La temporada no ha sido tan espantosa como se esperaba, dice una responsable un poco inconscientemente. A saber lo que esperaba. Los hoteles cierran casi un mes antes de lo previsto. Y las discotecas que podrían quedar abiertas (ya sabemos que la gente vendría de todo el mundo para llenar la isla en invierno) también cierran. Por hoy me lo tomo con cierta ironía, con la venia.
Diario de Ibiza

miércoles, octubre 14, 2009

Acabar con la hostelería

El día uno de julio de 2010 el IVA pasará del 16% al 18% y del 7% al 8% creando una situación de alarma roja en la oferta complementaria, en los establecimientos de Ibiza que ya llevan dos o tres temporadas ruinosas funcionando a duras penas y casi perdiendo dinero.
El golpe asestado a la hostelería de Ibiza será descomunal. Mucho menos para los hoteles, pero de todas formas también sufrirán la crisis por partida doble: por ausencia de turistas y por estrechamiento del margen comercial.
El negocio central de Ibiza es el turismo, y por haber olvidado esto nos hemos llevado a la propia isla por delante.
Ibiza se encuentra en una encrucijada en la cual tendrá que redefinirse, mientras la única opción que se ha quedado con todo el mercado es el turismo de ocio de tipo nocturno, un turismo que se acerca más a una práctica de riesgo que a una solazada vacación anual.
Eso ya lo sabemos todos y es parte de los deberes que ningún gobierno ha sabido hacer, primero porque el PP es el propio creador del turismo nocturno de discotecas y del Todo Incluido, pero el Pacto tampoco ha sabido regular el sector de una manera satisfactoria para nadie.
Resultado: Ibiza sufre una lenta agonía, ordeñada por el Estado central con sus impuestos y abandonada a la hora de recibir compensaciones, con una planta hotelera envejecida y con un turismo que ahora sufrirá otro embate con la subida del IVA.
Trabajar en Ibiza empezará a ser imposible. Incluso estamos perdiendo la quimera de los seis meses. Hacer un negocio legal será otra ilusión, aunque crecen como setas los negocios al margen del sistema: drogas, prostitución, taxis pirata, especulación y presumiblemente muchos comercios que trabajarán a su aire. Las consumiciones de los turistas se han desplomado de golpe en todos los sectores. Ibiza se ha desplomado mientras otros la siguen desplumando.
No sólo Ibiza, toda la costa española mueve sumas astronómicas con sus 50 millones de turistas.
El Gobierno de ZP lo sabe y aprovechará el 1 de julio para poner patas arriba las tiendas, restaurantes y servicios, creando un caos descomunal y la imagen (¡y la realidad!) de que España es cada vez más cara: así, el año 2011, puede ser un desierto en España y en las islas.
En Egipto, Líbano y Turquía han tomado buena nota: conservan servicios excelentes en instalaciones de calidad a un precio ya imbatible. En Francia, el IVA de los hoteles es de un 5,5, mientras en Grecia se queda en un 3,5. La competencia será abrumadora y ya lo es ahora.
No sólo el turista, el propio consumo interno seguirá cayendo en picado. ¿Cómo pudiendo prever esto no lo ha tomado en cuenta el gobierno socialista? Misterio, pero es la enésima locura de ZP.
Diario de Ibiza

sábado, octubre 10, 2009

Curso escolar histórico en Baleares

Pincha sobre la foto para aumentar...


Este curso escolar que está empezando será histórico por muchos motivos, entre ellos la dificultad de escolarizar a los hijos en el idioma de España que es el español. Un idioma rico, que genera riqueza y abre puertas.
Pues no va a ser posible: en Ibiza, en Baleares, los niños ya son sumergidos en catalán, en un proceso de subnormalización lingüística sin parangón. Por eso digo que es histórico el año 2009. Por mucho que la situación de Ibiza a día de hoy no sea tan drástica como en Mallorca ni en Cataluña, o sea, todavía es manifiestamente empeorable (y conociendo a los catalanistas, empeorará).
Muchas veces he expresado sin tapujos mi opinión: me parece una barbaridad política, me parece una rendición de la sociedad civil y me parece una profunda injusticia contra aquellos niños de clases menos pudientes que no podrán estudiar en el Colegio alemán (como las hijas gemelas de Josep Montilla) o en el Liceo francés (como las hijas de Laporta).
En general, los hijos de las clases adineradas pueden pagarse una buena educación para sus hijos para que se perpetúen en el poder. Quienes no pueden son las clases más humildes. Conozco también un hecho que suele soslayarse: quienes quieren implantar el catalán exclusivamente en detrimento del español y de España son conscientes de esta lesión que se causa a los niños indefensos.
Fíjense bien que no digo sacar el catalán de las aulas (yo ya lo defendía en 1972 y por escrito) sino evitar esta descarada estrategia contra el español. Urge la actuación de los políticos en este caso y además de la trama civil, si es que queda alguna fibra viva en esta sociedad narcotizada.
Publico en mi blog-anuario el regalo de una agenda confeccionada por la Diputación de Barcelona donde ni aparece la palabra España. Puro veneno ideológico repartido en numerosos colegios baleáricos.
En días así le doy las gracias a San Mariano porque mi hogar no haya sido bendecido con cuatro o cinco hijos. Porque la ruina es mayúscula en otros aspectos: colegio, repasos, gimnasio, ropa de deporte, talleres, excursiones y finalmente… hay que comprarles cada año libros que apenas usarán o lo harán en su mínima parte.
Cada alumno supone una aportación dineraria escandalosa. Pasa de 200 euros en muchos casos, eso cada año, porque el mecanismo de recuperar los libros usados no consigue funcionar. Alguien que tenga 4 hijos se gastará unos mil euros. Una locura.
¿Es bueno que los vendan en las librerías? Lo dudo. Al margen del precio (el librero tiene que ganar y eso es lógico) no suelen tener todos los libros programados al mismo tiempo. Visitas, nervios y pérdidas de tiempo. Las librerías merecen todo el apoyo, pero el material escolar (y los libros lo son) debería ser entregado en el centro, más barato y todo a la vez.
¿Tiene sentido todo esto? Ya me perdonarán, pero yo no se lo veo. Es como si a los periodistas o a los panaderos nos obligaran a adquirir cada año una nueva enciclopedia. Llegaría un día que aprender no aprenderíamos, pero también iríamos por la vida con una mochila de muchos quintales de papel cargados en nuestra espalda, como estos niños en vías de ser subnormalizados.

Diario de Ibiza

miércoles, octubre 07, 2009

Otro golpe a la economía pitiusa


La edición on line del Diario por Internet tiene unes estrellitas para que el lector califique el nivel de agrado o rechazo. Cuando me dejo llevar por mi voluntarismo optimista y desarrollo algunas claves para que nuestra conducta nos pueda sacar del atolladero, me votan mi artículo en masa. Las estrellas echan humo. Pero yo no vivo de humo ni de estrellitas. Nadie.
Este cronista no piensa hacer esto por sistema.
En realidad, para eso ya está ZP o algunos políticos de rango estatal o local que cobran cada mes una suma astronómica y la cobran puntualmente, sin retenciones ni retrasos. Sumados a los 3.100.00 funcionarios, hemos creado una casta en gran parte parasitaria y encima tenemos que sobre-primarles para cosas que no hacen.
Pero es mucho mejor que no hagan nada, porque cuando actúan el diablo hace planes.
Yo llevo cinco años pensando que los bombazos de Atocha no estaban destinados sólo a terminar con Aznar, sino con el régimen de libertades, con la calidad de vida de los españoles, por supuesto con la Constitución y probablemente con más cosas que consideramos el tegumento y la continuidad de nuestro entendimiento entre españoles, con perdón.
Una vez vaciadas las arcas del Estado sin haber conseguido ninguna contrapartida (paz autonómica, solidaridad interterritorial, refuerzo de las clases medias, ayuda a los descolgados) ahora vienen las medidas desesperadas orquestadas desde la oscuridad.
Así parece que la ruina de España no se labró en el último consejo de ministros, sino desde el primero, donde tomó posesión Rodríguez Zapatero y toda su patrulla de indocumentados. Ahora sólo vienen los movimientos alocados, peligrosísimos, como ya vengo avisando desde el primer día, evidentemente con escaso éxito.
Una de estas oscuras medidas tendrá consecuencias difíciles de prever para la economía pitiusa y española en general: la subida del IVA.
Una vez más, nuestras islas y nuestro país se colocan por una medida política disparatada en una situación de desventaja en el mercado turístico mundial.
Me parece muy oportuna pero excesivamente moderada la intervención de Juanjo Riera, presidente de la Patronal Hotelera. Aunque pueda sonar a demagogia, todos sabemos que Ibiza no puede recibir más golpes.
Todo al revés: la subida del IVA y la fecha de aplicación, en pleno julio. ¿Qué será de los hoteleros, de las tiendas que en pleno julio han de cambiar todos los precios? ¿Y la oferta complementaria? ¿Qué será de los autónomos de Ibiza que sólo pueden vivir del mes de julio y agosto?
¿Estos diez mil negocios cómo van a poder contratar a este empleado extra en los meses punta? Intentaré hablar del tema porque vale la pena.

Diario de Ibiza

sábado, octubre 03, 2009

Flanagan, prototipo de elefante


Cuando le conocí en 1998 ya tenía sus esculturas colocadas en los mejores museos y lo que es mejor, en las calles más concurridas y lujosas del mundo. Le comenté el placer que sentí al toparme inesperadamente con una de sus esculturales muestras de ironía en pleno centro de Nueva York.
Él sonreía de una forma amable y socarrona. Desde muy joven había sido un francotirador y no me lo imagino de rebelde, pero ahora deduzco que no tenía otra posibilidad, dada la fuerte tradición de los grandes escultores británicos del siglo XX. O acabas con ellos o ellos impedirán que crezcas.
Se ha dicho que era un relativista muy accesible. Seguro. «He aprendido mucho desde que empecé, ahora soy más hábil tratando con los negociantes y a la gente en general». Ibiza le venía al dedo, un sitio en el que en los 80 todavía se podía salir y pasear, beber y charlar en plena calle y encontrarse con gente interesante sin prisas.
Se supone que yo tenía que entrevistarle. Vino al Museo con un amigo, pero cuando vi al amigo pensé que sería mejor seguir mi vieja regla: en las entrevistas es mejor estar a solas con el entrevistado. En realidad no sé si le entrevisté, pero quedé con la convicción de haber recibido una ducha en mi amor propio: mi inglés era lamentable. El amigo traductor se partió de risa cuando se lo conté: «no te preocupes», vino a decirme, «Barry se hace indescifrable cuando quiere».
Quería a menudo. Su sonrisa le humanizaba y no era distraído ni lento de reflejos: conocía exactamente a quien quisiera conocer y se acordaba de detalles nimios años después.
Cuando le reencontré mucho más tarde en plena terraza de Las Dalias, bajo un sol sin piedad, Flanagan vestía su camisa y su chaqueta de invierno. Tomaba ya en plena mañana su inseparable dosis de güisqui sin hielo. No me importaba lo más mínimo, porque lo más probable es que al mediodía yo mismo ya fuera pertrechado con varias cervezas. El problema es que la bebida le hacía todavía más incomprensible. Pero nos entendíamos casi con monosílabos.
Él llevaba su cámara fotográfica y se sintió atraído por la plástica de mi barriga fenicia, adornada con un fastuoso colchón de pelo de cabra que traza una línea perfecta desde el esternón hasta abajo. Un diseño fenicio muy habitual en los mediterráneos. Pero al barbilampiño galés debió atraerle la plástica arcaica y poco apolínea pero funcional de mi bien cebada panza, que Dios me mantenga muchos años.
Y se reía. Y yo. Se fijaba en todo y apostillaba con humor.
No acabaría con las anécdotas, todas amables que le confirman como un caballero, un amigo y un artista muy sólido. Sólo recordar que es el prototipo de elefante: vino, se afincó, creó, se fue desalentado de Ibiza y finalmente regresó. Y aquí respiró el último aliento.
Un ejemplo: Jacquie vendía libros usados en Las Dalias. Unos días antes de abandonar Ibiza, Barry se acercó al puesto de Jacquie y le puso en sus manos una caja repleta de libros leídos como regalo y como signo de agradecimiento. Todo un tipo, aunque Anthony Burgess diría que los galeses no saben beber.

Diario de Ibiza
Véase también: Barry Flanagan

miércoles, septiembre 30, 2009

La sanidad sigue bajando de nivel


Ignoro el grado de satisfacción de los usuarios ibicencos con la sanidad pública, pero me temo que en Ibiza seguimos la misma pauta que en todo el Estado: un deterioro año tras año, según van informando las conclusiones de algunos observatorios.
Los datos más recientes proceden del último Índice de Consumidores de la Sanidad Europea, elaborado por el centro de análisis Health Consumer Powerhouse, con el apoyo de la Comunidad Europea (CE).
No queda en buen lugar la sanidad pública española, es más, ha descendido tres puestos en 2008 y se sitúa en el puesto 21 incluso por detrás de Hungría y otros países del Este.
A pesar de un excesivo triunfalismo mostrado por algunos políticos, a los que les gusta usar un tema importante ante el ciudadano para desgastar o para rentabilizar sus actos, hoy la sanidad española está muy por detrás de los grandes países, al menos en servicios al ciudadano y en calidad de vida.
Según la información de que dispongo Holanda va primero en la clasificación con 875 puntos, Dinamarca (819), Islandia (811) o Austria (795) van por delante, usando este sistema de puntuación sobre mil posibles. España alcanza 630 sobre mil. No es para tirar cohetes, pero tampoco debemos ser catastrofistas, siempre que las autoridades tomen buena nota de este progresivo deterioro y de muchos defectos que debieran ser subsanados cuanto antes.
El informe no entra en la financiación, pero los especialistas no cesan de advertir de que estamos ante otro pozo sin fondo, como queda patente cada par de años cuando se pretenden implantar medidas de copago, limitación de servicios o de correspondencias con otros países europeos o extranjeros. En muchos casos es imposible saber si quiera cuánto se gasta, no digamos ya recobrar parte de los gastos de muchas atenciones.
Obviando esta enojosa cuestión directamente, sí que el informe señala que nuestro sistema es incapaz de «desarrollar una estrategia para mejorar el acceso y la calidad de sus servicios, lo que explica el gran desarrollo del sector privado en los últimos años», ha explicado en un comunicado el director del estudio, Arne Björnberg.
Y precisa la necesidad de llevar a cabo cambios drásticos para aumentar la eficiencia y la calidad. Como siempre, reclamo la observación de la tendencia. No bastan las cifras de un solo año. Bueno, pues la tendencia es de un descenso acelerado.
Así y todo, algo tendrá el agua cuando la bendicen: la sanidad española está haciendo frente a un consumo abusivo, tanto por los inmigrantes como por algunos europeos que vienen a hacer ´turismo sanitario´. Por algo será.
Hace 10 años que lo descubrí y pensaba que el tema estaba resuelto. Nada de eso, ahora hago unas consultas y resulta que estamos peor, pero hablaremos otro día.

sábado, septiembre 26, 2009

Crisis de crecimiento

"Playa vacía, huelga de turistas..." Esto será habitual, pero sustituiremos los bañistas por sudados discotequeros de color morado.


Si es cierto que llevamos dos trimestres seguidos con crecimiento negativo eso ya no es una crisis, es una recesión, algo a lo cual temen más los políticos que a la piel del diablo.
Claro que Ibiza está pagando esta crisis y la está pasando mal que bien. Pero insistiré –coincidiendo con el resultado de varios estudios que se viene haciendo públicos en los últimos diez años, al menos– en que estamos un poco perplejos porque estamos ante una paradoja: también estamos pagando una crisis de crecimiento.
Y así hemos llegado a esta incómoda situación donde estamos mal si crecemos más, pero también lo estamos si nos vemos ante una crisis global que nos bloquea el flujo de turistas, estabilizado más o menos en unos dos millones de visitantes al año.
Crisis sobre crisis, crisis estructural a la que se suma la gran crisis coyuntural que afecta a todo el mercado emisor de turistas.
A estos mismos turistas se les suele preguntar, en variadas encuestas o muestras sobre su grado de satisfacción, que detallen algunas cosas que no les hayan gustado y sobre todo si piensan volver la próxima temporada. Estas muestras no son absolutamente fiables, pero ofrecen muchas pautas sobre las que basar un posible plan de acción.
Estos estudios salen regularmente en la prensa, al menos cinco cada año. El último que leo no es muy halagüeño para Ibiza (Diario de Ibiza, 15 de agosto, 2009): Ibiza suspende en medio ambiente (Gadeso). Y la tendencia es a la baja, cada año que pasa nos valoran menos nuestra integridad paisajística, territorial, natural.
Yo comprendo que es muy difícil, por no decir imposible, para los ayuntamientos y el Consell dejar de construir en la isla durante 15 años. Precisamente el no hacerlo nos lleva a una situación límite. Aquí podemos mencionar ahora el estudio de la CRE al que me referí en mi anterior artículo, ´Crecer para empobrecernos´, con este título paradójico que quizás alguien no entendió.
El argumento ya es casi universalmente aceptado por las nuevas generaciones, pero no encontramos a los políticos que puedan parar el destrozo. Y seguro que se hacen más esfuerzos que nunca. A fuerza de crecer perdemos belleza, que es lo que vienen a buscar los turistas, por lo tanto acumulamos más ladrillos pero perdemos valor en el mercado europeo del turismo. Es lo que hay.
No sabemos resolver este nudo. ¿Una moratoria de 15 años, mientras el mercado absorbe las miles de casas, apartamentos y locales vacíos? Lo veo inviable y no sería operativo si no se llevara a cabo en los cinco municipios simultáneamente. Pero el no hacerlo nos lleva al caos y a la ruina. En fin, quizás mi enfoque otoñal sea muy pesimista, no lo sé.

Diario de Ibiza

miércoles, septiembre 23, 2009

Crecer para empobrecernos


El Centre de Recerca Econòmica (CRE), por boca de Antonio Riera, informó de que la renta per cápita balear se sitúa por primera vez en este siglo por debajo de la media nacional, según refleja el Informe Económico y Social de Baleares 2008 elaborado por la entidad dependiente de Sa Nostra y la UIB.
«Esto significa que las islas son cada vez más pobres, ya que este indicador constata que la productividad baja de manera drástica y que las islas generan muy poco valor añadido», advierte.
El Diario encabezaba su información con este mazazo que ha pasado desapercibido, o es que el personal no quiere ser consciente de lo que ocurre, aunque numeras voces y no sólo ecologistas, sino escritores, urbanistas, geógrafos, técnicos, elefantes, etc., vienen avisando desde hace décadas.
Para la gente más sensibilizada esta noticia es una constatación obvia. Ya lo sabíamos. Y nos gustaría saber las opiniones de los peperos, del socialismo cañí, y de tantos colaboradores necesarios y continuados para arrasar las islas.
Si es cierto que en Ibiza no hay uranio, petróleo, no hay grandes industrias pesqueras ni ganado vacuno, si en Ibiza no vivimos de la exportación de la madera del pino, entonces, otra vez tendremos que llegar a la conclusión de que el único valor activo y positivo de las islas es el paisaje. La naturaleza.
Aquí no valen las ocurrencias zapateriles, que después de darnos la murga con el I+D, con la economía sostenible y con la releche en vinagre (pues encima para mayor escarnio ponía a Andalucía como ejemplo a seguir, una de las regiones con más parados de Europa) el otro día ligaba la futura recuperación con el relanzamiento del sector de la construcción.
Ibiza es un poco como Zapatero: improvisación, embestidas para salvar la botigueta, hacer una cosa y su contraria, dispararse en el pie, pan para hoy y hambre para mañana.
El problema es que para ZP y para Ibiza mañana ya es hoy. Uno anda cansado de afirmar que la crisis de Ibiza no tiene mucho que ver (sin descartarla) con la crisis global; en Ibiza arrastramos nuestra propia crisis estructural. Basta ojear la hemeroteca del Diario de Ibiza, por ejemplo, o estar un poco atento.
Y ahora, en septiembre del 2009 también lo dice la CRE. Imagino que antes ya han ido informando, lanzando avisos, pero no tan contundentes como la prensa, mejor dicho, algunos columnistas de la prensa y los señores que he señalado antes, que son muchos.
Siendo obvia nuestra pobreza, por debajo de la media nacional, pueden apostar a que seguiremos siendo la comunidad que más paga per cápita al erario común.
Eso se lo debemos a los políticos de Madrid, pero en general y sobre todo a la pereza, ignorancia e ineptitud de los políticos baleáricos, que parecen dedicarse más a engrasar la maquinaria de sus voraces partidos políticos, que de su misión fundamental. Si hay alguna excepción, con gusto y esperanza tomaré nota.

sábado, septiembre 19, 2009

Ya no es tiempo de alfóncigos


Por decir algo extraño que chocara, yo dije en un artículo anterior que en Formentera no hay pistachos. Si no quieres que te tiren de las orejas, nunca se debe hacer esto: porque el columnista sabe algo de muchos temas, pero de cada tema en concreto hay muchísima gente que sabe más que uno.
¿Es que hay pistachos en Formentera?
Mmmm… pues nadie ha chistado ni ha rechistado. Pero no me extrañaría.
Mi amigo Jackson, un inglés que se hizo terrestre en Formentera, me regaló antes de morir un texto de 18 páginas (¿dónde andará? Tantas mudanzas aligeran el archivo a la fuerza) en el que explicaba las características del terreno de Formentera y los abonos necesarios o aconsejables, así como las plantas que armonizaban y complementaban aquellas tierras tan desagradecidas y tan resecas.
Hoy cualquier licenciado funda una sociedad limitada y hace un estudio de agroturismo y se lo vende al Consejo de Formentera (Consell) por una pila de euros. Jackson y tantos otros elefantes hicieron todo esto gratis.
Cuando la creatividad sale del corazón acaba por emerger, como el niño que está tan tranquilo en el útero, pero llega un momento en el que es echado al mundo, arrojado a la vida diría un filósofo que nunca tuvo hijos (mi querida profesora Llanos ya sabe de quién hablo, a los demás ¿qué puede interesarles?). De la misma manera que si el hijo no naciera mataría a la madre y a veces incluso naciendo, las ideas alumbradas desde lo oscuro salvan al creador de la locura, del trastorno o de la inadaptación.
Pero hoy en día todo se cobra, porque cobrando el autor, siempre hay una media docena de garrapatas que cobran comisión (además de los partidos políticos). Como es lógico, apenas queda nada, o simplemente nada para el autor del trabajo. Lo sé bien, como escritor y como generador de cientos –di la verdad, di miles– de artículos.
Pues eso. Formentera podría ser probablemente un buen sitio para plantar pistachos, aunque el pistacho propiamente dicho no es el árbol, que se llama alfóncigo. Lo he mirado.
Mariano Llobet, uno de mis elefantes más queridos y uno de los personajes más transversales de nuestro pitiuso siglo XX (no es que ande atravesado, es que se movió en todos los ambientes de la Ibiza de los 60, 70 y 80 como mínimo) me amplía información.
Me dice: el alfóncigo plantado en el patio de la galería Ivan Spence (sin erre, leches) lo plantó su abuelo. Mariano Llobet ya tiene 81 años, así que estoy hablando de 200 años, que es de estirpe longeva. Me quito el sombrero, por respeto y por llenarlo de pistachos.
Y además don Mariano, insigne elefante fenicio, domina las nuevas tecnologías.
¿Quién plantó el alfóncigo o pistacho de Dalt Vila? Copio un fragmento de su email:
«Fue mi abuelo Mariano Llobet Tur, varias veces alcalde de la ciudad de Ibiza, a últimos del siglo XIX, y además creo que el único que llegó a sacarle rendimiento comercial. Los sembró en el jardín de su casa familiar en Dalt Vila, calle Mayor, 13, donde yo nací y donde estuvo la galería de Ivan Spence, y en su finca Can Truja de San Rafael. Aunque posteriormente hubo varios intentos de cultivarlo, no tengo noticias de que alguien lo consiguiera… Abrazos».