sábado, junio 29, 2013

Optimismo sobre la tempestad


Dos grandes fuerzas cósmicas confluyen en la Ibiza veraniega del 2013. La del pesimismo, que es la del realista bien informado y la del optimismo, que es la del desesperado que necesita elevar sus ojos al cielo para absorber fuerzas para seguir tirando.
Son dos corrientes de enorme poder, de gran potencia, como estos temporales de Levante que nos desconfiguran las costas apacibles, cavila el fenicio. Se rasca la cabeza.
Por una parte, ocurren cosas en la despensa. Son sucesos casi de ultratumba, de tan subterráneos. Nuestro tejido jurídico, económico, empresarial está sufriendo una transformación radical. Radical, revolucionaria.
Podríamos hacer una relación: Está evaporándose el Derecho Foral ibicenco, que nace en las profundidades fértiles del derecho romano y se consolida con la incorporación cristiana, tras la reconquista de 1235. Los mallorquines lo engloban en el Derecho Foral de Mallorca, que es otra cosa, es otra historia.

Cambiar el derecho positivo vigente en una sociedad es tan radical como una conquista histórica por las armas. Pues bien, los mallorquines lo están haciendo. Con un par.
No es solo el derecho, también es la banca. Tras la crisis del 2007, el panorama bancario se retuerce hasta hacerse irreconocible. No es que Sa Nostra cerrara las salas de exposiciones, es que la misma caja está siendo engullida por la Caja de Murcia, por ejemplo. Y sobre la catalana, La Caixa, mejor ni hablar. De modo que sobre la revolución tecnológica revolotea la revolución de las fusiones, absorciones y desapariciones.
¿Y por qué no hablar de las grandes indemnizaciones a las que tendremos que hacer frente todos los ciudadanos por culpa de políticos descerebrados , cuando no otra cosa mucho peor? Santa Eulalia tampoco se librará, Cretu se hará el dueño de San Antonio y el Ayuntamiento de Ibiza pasará a manos de Segalés, una empresa catalana (creo que es de Osona), en caso de que tengamos que indemnizarles por le retraso de la apertura de la estación Cetis de autobuses.
Y sin embargo, el turismo llueve sobre las Pitiusas: es la segunda corriente, la del optimismo. Por supuesto, no me creo las cifras que da la prensa, pero parece innegable un aumento de más del 6% en el hospedaje de junio. El aeropuerto sube un 10%. Y los cuatro paletos nuevos ricos insulares nos pretenden cegar los ojos con el fetichismo del turismo de millonarios.
Bueno, hombre, bueno. El turismo millonario sería el que empezara en mayo y terminara en noviembre, por ejemplo. Por lo demás ¿no saben ustedes ganar millones sin torturar al resto de los ibicencos, aunque para ello haya que ir cumpliendo alguna ley?

miércoles, junio 26, 2013

Es Vedrà y Dalt Vila

En sólo tres horas, el fenicio puede visitar fugazmente media Acrópolis. Dalt Vila es enorme y ha ido densificando su contenido para convertirse en un museo global, un parque temático que se hace difícil de digerir en su totalidad. Así que queda para otro año la visita a la parte del ayuntamiento y la Marina, aunque las últimas visitas han sido un poco deprimentes.Remarca el fenicio esta doble significancia: Ibiza se explica en el extranjero por las dos grandes pirámides. La de Dalt Vila o la Acrópolis está quedando como una silueta que identifica Ibosim como ente urbano. Es Vedrà, por contra, es el referente de la Ibiza pétrea, telúrica, rural. Urbe frente a la ruralía. Con estas dos fotos, tan amplificadas y tan divulgadas, casi explicaríamos Ibiza y su historia.Pero prosigo con el recorrido de la parte alta de la ciudad.Hoy el fenicio culmina con la visita al Museo Arqueológico de Arte Contemporáneo (según feliz hallazgo de un lector de mi blog).El MAC está rutilante desde que se siente protegido por los restos cartagineses de la planta baja, donde exponen dibujos de varios artistas, pero con preferencia de Marí Ribas (Portmany) y Tur Costa (Gabrielet).
En la parte de arriba se muestran varias películas y documentación de prensa escrita sobre aquel encuentro de diseño en San Miguel en 1971. Ignoro lo que ofreció aquel simposio a la humanidad, sí sé que nadaban en los humos benéficos del cáñamo y numerosos artistas pudieron desarrollar algunas ideas sujetas a a tierra y al lugar, con events y muestras de land-art y otras manifestaciones inclasificables, como las casas hinchables y otros descuelgues sobre el agua y en el aire. Todo esto representa una parte de la pequeña historia doméstica, pero tampoco me atrevo a valorar su relevancia.
Los dibujos de Portmany son siempre el mismo pero siempre son distintos, escenas dinámicas de la vida cotidiana de la ciudad. Suelen ser dibujos matutinos. Pasado el mediodía, nuestro amigo recogía el tintero y la libreta y se iba a la fonda a comer un plato de arroz o a subir comida para sus gatos.
Tur Costa muestra los dibujos que estaba haciendo cuando le conocí en 1972. En ambos ibicencos, el dibujo es el esqueleto esencial de su obra. Portmany decidió abandonar la pintura para centrarse en el dibujo. Tur Costa jamás dejó el dibujo, aunque lo sujetó a otras medidas, composiciones y concepciones. El dibujo es básico en toda su vida, de él parten sus obras pictóricas de todo rango. Tampoco voy a repetir lo que dice alguien: la pintura sin dibujo sería impracticable. Después del dripping (goteado) de Pollock, los cortes de Lucio Fontana o de los pintores matéricos (Burri, Schumacher) esto no se puede afirmar en serio. En cualquier caso es una decisión que debe tomar el creador. En Tur Costa el dibujo es omnipresente y relevante; a partir de él nacerá cualquier tipo de obra. La exposición muestra esta habilidad por hacerse con lo principal, lo primigenio, con la esencia, a partir de la cual la obra encontrará su desarrollo en el lienzo o en el papel.

Dalt Vila, el icono


El fenicio dispone de casi tres horas y decide recorrer la zona de Poniente de Dalt Vila, lo que se dice un rompepiernas. Cruza el Portal Nou, ya sin tablas, un umbral que ha cruzado cientos de veces, toma aliento en la plaza del Sol, donde se cobijó unos cuantos años de los setenta. Deja a la espalda el baluarte de San Pedro, repleto de recuerdos musicales, teatrales y comienza a escalar la ronda de Calvi hasta llegar al baluarte de San Jaime. La museización hubiera sido perfecta si esta intraciudad estuviera habitada o visitada por gente civilizada. La mayor parte de los indicadores y pancartas explicativas ya están borradas o erosionadas. Una vez más, llegado a esta altura y contemplando los muros de lo que ha de ser algún día el Parador –¿se acabará algún día? abandonen toda esperanza– el fenicio se rasca la closca.
Está cavilando.
Dalt Vila es de las pocas cosas ibicencas que resisten mal que bien los embates de los piratas. Los contuvo antes y los detiene ahora. Todo lo demás va cayendo en manos de la electrografía foránea, que será muy ruidosa, pero que no tiene nada de ibicenca ni del espíritu de la isla, por mucho que usen esta jerigonza pringada de misticismo y pseudomagia. Cuando alguien me habla de la magia de Ibiza ya sé seguro que es alguien que acaba de llegar y que no sabe nada de la isla. Seguramente un veraneante que ha leído algo en la revista Telva o en Elle.
El fenicio agradece la brisa agresiva, fría. Contempla los islotes y a lo lejos la hermana Formentera que sigue haciendo estiramientos para calentar motores de cara al ferragosto. Mira las paredes del castillo, ahora ya un Parador imposible. Mira de reojo el clausurado Museo Arqueológico, que no puede reabrirse porque le falta un urinario. Miro la torre de la catedral: «Ultima Multis» decía antes el reloj. Entro en la Curia para recoger folletos, magnífico edificio de antiguas leyes y de arcaica justicia.
Al lado puede visitarse el centro de interpretación de la antigua ciudad de Yebissah, o sea, la medina árabe. Fragmentos de gruesa muralla en una ciudad que fue próspera y rica, hasta la llegada en 1235 de las fuerzas catalanas, que la sumergen (inmersión histórica) en la miseria, el hambre y la peste de la que los miserables isleños no se librarían hasta el siglo XVIII, por poner una referencia. Sigo bajando y visito el tantos años esperado palacio de Can Comasema, que exhibe una muestra permanente de los Puget, padre (pinturas) e hijo (acuarelas sobre todo).
Además suele ofrecerse una exposición temporal. Este edificio dio muchos problemas, gasto en abundancia y ha quedado resuelto para cumplir su función expositiva. Tampoco me da tiempo de estudiarlo más a fondo, pero observo que para ponerse a tono con la isla de la música, las discotecas y el baile, algunas baldosas ya bailan un poco, contagiadas por el ritmo de la isla del éxtasis.
El sudor inunda al pobre fenicio errante. Pasa por delante de la capilla de San Ciriaco, por donde no entraron los catalanes usando un pasadizo secreto que no existe. Fui el único, al menos que yo sepa, que jamás dio crédito a este cuento. La soldadesca cristiana no entró por ningún pasadizo, simplemente entró por las puertas. Ah, por cierto, y después se fueron de Ibiza. Somos fenicios.

miércoles, junio 19, 2013

Ibiza en las turbulencias mediterráneas


Ibiza está ahora bien ubicada, en un puente sobre aguas turbulentas. Brigde over troubled water o algo así, como la famosa canción de Simon & Garfunkel que tantos corazones ha apaciguado.
¿Y por qué dice esto el fenicio? Necesito su colaboración para ir recorriendo el mapa del Mediterráneo y analizando con la imaginación país por país. Viajamos siguiendo el sentido de las agujas del reloj.
Si empezamos por Francia, entenderemos que sigue mandando turistas a Catalonia, muchos de los cuales son excursionistas que van de compras y vuelven al cobijo del hogar, porque los precios españoles ya se han convertido en un potente disuasor. Si llegamos a Italia descubriremos hasta qué punto los efectos de la crisis han reducido la ostentación y la alegría de nuestros amados vecinos. Ya se enteraron el año pasado en Formentera y lo seguirán comprobando hogaño.
Estos dos importantes países emisores han menguado la fuerza del flujo turístico, pero a partir de Grecia todo se vuelven bendiciones y fortunas para las Pitiusas, porque los turistas que rebotan vendrán a España y a las Baleares. El país heleno ha recuperado parte del turismo alemán, pero la isla de Corfú (´la segunda Ibiza´) ha perdido muchos ingleses que potencialmente vendrán a Ibiza. Olviden los países balcánicos, Bulgaria y Rumanía, que absorben cierto porcentaje de turismo alemán que jamás elegiría las Baleares.
Grecia es un país roto, con un alarmante aumento del suicidio, con escaseces que dejan pasmado a quien recuerda el país hace diez años. Los brotes de agresividad antigermana no le han hecho ningún bien, muchos turistas se retraen, aunque otros han regresado a su cita griega. Baleares se siente beneficiada, sobre todo Mallorca.
Y llegamos a Turquía, en plena efervescencia pre-revolucionaria, simbolizada por los violentos enfrentamientos de la plaza Taksim en Estambul (las revoluciones se gestan en las plazas). A mediados de junio, los disturbios turcos en distintas ciudades están lejos de calmarse. Turquía ya estaba entre signos de interrogación en las agencias de viaje europeas. Ahora las ventas se han desplomado y cuando esto ocurre, la situación no se soluciona de un día para otro, como han comprobado en propia piel Túnez, Libia, Egipto, etc.
Podríamos seguir con Siria, en fuerte tensión con Israel, Líbano y la propia Turquía. Hace unos días se confirmó que Assad ha empleado armamento químico. A partir de esto puede pasar cualquier cosa. Un verano más, las desgracias ajenas premian al mercado ibicenco y formenterés, y ya sabremos hasta que punto. Nuestro principal enemigo somos los mismos europeos. Ahora mismo la huelga de controladores franceses ha sumido el tráfico aéreo en un caos impresionante. Seguiremos observando.

sábado, junio 15, 2013

Beneficios del alquiler turístico

La nueva Ley de Alquiler presenta enormes beneficios y deja algunas sombras. Como esta ´recomendación´ de pasar por el registro civil para garantizarse unos derechos, que podrían ser y estar defendidos exactamente igual sin necesidad de pasar por caja del señor registrador. Ay, la mano de Rajoy, qué pena. Este país cada vez tiene más trazos de un país mafioso y la culpa casi de todo es de la casta parasitaria de los políticos.
Son muy hábiles en pasar la gestión de los alquileres turísticos a las comunidades locales. Como ya saben los catalanes de bien, en Cataluña lo tienen todo controlado a fin de ordeñarte los posibles. No es extraño que hasta algunos hijos de Pujol se empadronen en Madrid, para pagar menos impuestos. Pero ojo, que en Baleares podemos acabar igual, gracias al inabarcable derroche de los años ultra-demenciales del Pacte y los ´Antich boys´.
Leo y copio la información de la OCU sobre los requisitos para alquilar un apartamento a unos turistas en Catalonia. No se lo pierdan, porque en Ibiza también vienen curvas, o lo que es lo mismo a ver en qué acabará la ´regularización´ de los alquileres turísticos. En Cataluña «se exige la comunicación previa al ayuntamiento por el propietario que pretende alquilar su piso, la inscripción de la vivienda en un registro, la contratación de una empresa de asistencia y mantenimiento, el sometimiento a la inspección pública, la puesta a disposición de hojas oficiales de reclamaciones, la tenencia de un registro de ocupantes que debe entregarse a la policía». ¿Quién se anima a alquilar su piso si nos ametrallan con tales obligaciones? Es evidente que aquí quiere chupar demasiada gente.
Pero también es verdad que son muchos los que esperaban esta ley, quizás no tan bárbara como la catalana, pero ley o reglamento al fin y al cabo. Presenta beneficios. Veo que Joan Tur Ripoll también se manifiesta a favor, regularizando el alquiler, pero sin volver locos a los propietarios.
Beneficios: transparencia en los contratos por internet evitando timos; una seguridad jurídica en caso de engaños, daños o cualquier contingencia; seguridad ciudadana, pondrá más difícil a los delincuentes cobijarse durante años en las islas, al menos en principio; sacará un dineral de la economía sumergida que vendrá a paliar los catastróficos efectos de las arcas vacías; más control al ser transacciones entre particulares, muchos pagos se hacen directamente en el extranjero; la imprescindible adscripción a las normativas que dicten los respectivo gobiernos autónomos. En suma, esta nueva Ley de Alquiler (ya vigente, pero sin efectos retroactivos) viene a significar una puesta al día en una situación muy desfasada en los alquileres turísticos. Aunque comprendo que a muchos pitiusos no les gustará. A mí no me gusta nada.

miércoles, junio 12, 2013

Alquilar la vivienda puede salir caro

Clicar para aumentar

Un Gobierno despilfarrador y unas autonomías insostenibles escarban en todas partes para exprimir al ciudadano. No se trata de hacer una sociedad mejor, más segura y más eficiente, sino de requisar el dinero del contribuyente, sea cual sea su estado y se encuentre donde se encuentre. Es una escalada en toda regla de los políticos derrochadores contra la sociedad civil. Y no tiene vuelta de hoja, al menos con el silencio, la resignación y la mansedumbre. 
Donde exista una propiedad (depósitos bancarios o valores; fincas urbanas, apartamentos turísticos; vehículos o actividad industrial) allí estará el Gobierno central o el autonómico solícito para ayudarte a deshacerte de tus pocos bienes: los quiere el Estado. Dicen que lo necesita después de una década de despilfarro insoportable. Este es el tono y en el futuro todavía será peor, pues la voracidad de la casta parasitaria de los intocables políticos (y sus terminales) no quiere abandonar la ubre que de forma parasitaria ha usurpado. Y nosotros calladitos.
Ahora desaparece la Ley de Arrendamientos Urbanos y es sustituida por una nueva Ley de Alquiler que aprieta las tuercas a los propietarios. Trato duro y sin contemplaciones a los que dispongan de alguna vivienda o apartamento que pretenda alquilar durante el verano, que pasarán a ser controlados por los reglamentos emanados de las respectivas comunidades autónomas.
Ustedes tendrán tiempo de leer mucho material en las próximas semanas, porque escuece y levanta ampollas. Sin duda tiene algunos aspectos positivos, como sacar mucha actividad de la economía sumergida, pero incluso la OCU (consumidores) ya ha levantado la voz porque considera que, en la práctica, dicha ley impide a los particulares el alquiler de sus inmuebles a los turistas: «un nuevo ataque a la línea de flotación de las economías domésticas que no pueden vender sus casas en un mercado inmobiliario muerto y que ven como única alternativa alquilar su propiedad».
Repito, tiempo habrá para ir leyendo sobre el tema, que ya es muy polémico y preocupante. Otra ley que llega en el peor momento de nuestras vidas: la exigencia del Certificado Energético, sin el cual a partir de ahora no podrá comprarse ni alquilarse ningún inmueble que no disponga de tal cédula. Las sanciones son muy serias. El caso es que muchos propietarios y particulares no disponen del dinero necesario pare emprender obras ni para invertir en nuevos requisitos legales. El tema está sobre la mesa. Ser pobre es un asco, pero ser propietario empieza a ser un tema poco envidiable, porque entre otras cosas, no podemos olvidar las últimas subidas de las tasas y de los impuestos. ¿Atrapados y arruinados por nuestras pequeñas posesiones? Solo es cuestión de tiempo.

sábado, junio 08, 2013

El turista secuestrado

La hostelería es un buen trabajo, pero lo que de verdad deja negocio es el secuestro. Secuestrar a los turistas es la nueva modalidad de Ibiza y todo comenzó por aquella sencilla frase de tiempos de Pedro Palau: «En Ibiza a veces también se duerme». Esta es la clave: si controlas el circuito de sueño de una persona puede decirse que eres el amo de su voluntad y de su bolsillo.
No hace falta decir que todo es legal. Antaño, el turista era un ave diurna, pero en algún momento a principios de los 80, alguien decidió que esta actividad no tenía porque quedar en manos de los chiringuitos de playa y de los hamaqueros en exclusiva, así que convirtieron al pájaro en nocturno: cambiado el ciclo del sueño, cambiamos el ciclo económico y ya de paso lo cambiamos de manos.
No era suficiente, porque incluso de noche los turistas tienen la manía de variar de sitio, de costumbres. Así que ya en el avión comienzan a macerarlo en alcohol para secuestrarlo, para secuestrar su voluntad. Música estratosférica en las alturas y música en le mismo aeropuerto de Ibiza. Sigue el riego, ya sabes, es cosa del riego. Pero en Ibiza no somos esclavistas, bueno, no lo parecemos. Quiero decir que una vez en el suelo, el pobre turista todavía podría tener alguna opción a la fuga, esconderse en el bosque y relajarse durante quince días, como hacían los negros esclavos cimarrones en Cuba, Venezuela o Ecuador. Pocos lo conseguirán. De hecho un guía tan capaz como un capataz les espera con un transporte musicalizado para conducirles a una urbanización o a un hotel con el ´todo incluido´. Ya no les digo más. Estos seres ya vienen medio cocidos y nada más llegar les atarán una pulsera -parecida a la que usan ciertos presos en vigilancia durante el período de libertad condicional- que les identifica como beneficiarios de todos los honores posibles.
Por lo general de ingestión oral y con base líquida. Olvidaos, por lo tanto de los afortunados que lo llevan todo incluido: nadie sabrá de ellos, apenas saldrán, no comprarán fuera, no existen. Si vinieron, solo dejaron la huella del gasto energético y de la basura.¿Y los demás, y el resto de los dos millones de visitantes? Es posible que alguno llegue a alquilar un vehículo y que pueda comerse una paella en algún restaurante de la isla. No está asegurado. De todas formas, durante 3 meses hay gente para todos los gustos o esto parece. Ahora, para equilibrar la balanza, una gran mayoría de turistas apresados acabarán en alguna discoteca.
No les digo más: la consumación ritual y la conversión del pichón diurno en búho de la noche. El turista secuestrado nocturno se lo pasa bien.¿Se acabó el programa de festejos? Qué va, ahora han importado una veintena de barcos que no servían para casi nada, los han atiborrado de despistados, les cobran unos 60 euros y les permiten beber toda la cerveza que quieran. Del hotel todo incluido no salen, de la discoteca que les ha metido un clavo para entrar no salen, del party boat no escapan. Y se van de Ibiza, cocidos perdidos, diciendo a sus amigos que han estado en la isla de la libertad, uauuuu, donde puedes hacer lo que quieras.
Diario de Ibiza

miércoles, junio 05, 2013

Los alemanes como referencia

Hablemos un poco de turismo. Se confirma el paulatino aumento de turismo sanitario en España. Según Isabel Borrego, secretaria de Estado de Turismo, en 2012 unos 20.000 extranjeros se sintieron atraídos por el turismo de salud. No es para tirar cohetes, pero en Ibiza nos interesa observar la tendencia y estar atentos por si hay alguna oportunidad de ofrecer estos servicios en el mercado de invierno. Seguro que Francisco Vilás ya está al tanto.
Más movidos están los datos referidos a los alemanes. De hecho en las Pitiusas podemos usar a los germanos como termómetro de referencia y los datos anotados en la reciente feria ITB de Berlín son dispares: se observa un gran aumento, pero va casi todo canalizado y teledirigido a los hoteles mallorquines. Ibiza se mantiene igual de mal y no perdemos cupo gracias a que muchos alemanes compran Formentera y han de pasar a la fuerza por el aeropuerto de es Codolar. 
Además, Grecia, Túnez y Egipto están recuperando el turismo alemán, desde un 4 a un 10% más. Sabemos hace años que Ibiza tiene un extraño contencioso con los alemanes: se llegó a perder la mitad de los clientes, coincidiendo con el gobierno del Pacte y la ejecución de obras faraónicas y muy agresivas como las autovías. De hecho, la imagen urbanística y ecológica de Ibiza sigue siendo el principal problema, no la planta hotelera que es variada, aunque mejorable en las clases medias. Importantes directivos de los operadores turísticos alemanes llegaron a afirmar en público, en la ITB, delante de José Ramón Bauzá, que la imagen de Ibiza está muy diluida en Alemania y que ha sido fagocitada por la poderosa Mallorca, por lo que recomienda que los empresarios ibicencos tomen el mando de la promoción, o algo muy aproximado. Podría haber contado que los operadores alemanes no son muy proclives a facilitar vuelos directos a Ibiza. Air Berlín tiene su hub en Palma de Mallorca y el turismo alemán ha de pasar por aquella isla como escala previa, lo cual es desmotivador. Podría haber contado aquel fenómeno tan pernicioso para los pitiusos, el ´efecto rebose´, que tantas veces he contado aquí, mediante el cual Mallorca y los operadores han consolidado una estructura económica que grava a las Pitiusas.
Está claro que las grandes compañías aéreas trabajan con márgenes cada vez más estrechos, pero esto no justifica la práctica exclusividad de Mallorca en el mercado alemán. Para optimizar resultados y ajustar precios, recogen a los turistas germanos y los van depositando en Son Sant Joan y hasta que los hoteles mallorquines no disponen de un contingente casi al completo, los operadores ni se acuerdan de Ibiza ni de Formentera. La promoción es muy cara, Mallorca parasita para su provecho los recursos de las islas menores y acapara el presupuesto de la promoción turística. Y los operadores y compañías aéreas optimizan resultados al densificar el turismo en Mallorca. Esto es intolerable.
Ahora parece que Bauzá reacciona. Debiera hacerlo con claridad y valentía, para esto obtuvo una amplia mayoría. Debiera recordar que es el presidente de todos y que nadie llegará al cargo con el voto en contra de las Pitiusas.

sábado, junio 01, 2013

Fray Junípero Serra

Ya que los mallorquines se apropian de cosas ibicencas, vamos a hacer lo mismo los ibicencos. Hoy me apetece contarles una vida que ocuparía varios libros. Este alguien se llama Serra Ferrer, pero no es el hombre de fútbol, tan conocido en Ibiza desde hace décadas, sino un fraile mallorquín, nacido en Petra hace 300 años (1713): Junípero Serra Ferrer, hoy ya beato. 
Por azares de la vida no es un personaje de gran popularidad, aunque la gente ilustrada le reconoce su intenso trabajo en fundar misiones que con el tiempo se convertirían en ciudades importantes, como Santa Clara, San Francisco, San Diego, San Antonio, Los Ángeles y otras muchas en México y en la alta California. Procede una familia de labriegos del campo mallorquín en una época en que Mallorca tenía 140.000 habitantes con 500 sacerdotes, 15 conventos franciscanos, 11 conventos de otras órdenes y 20 casas religiosas. Con tal peso clerical, Mallorca estaba en condiciones de exportar santidad.
Fue un estudiante deslumbrante, se doctoró, enseñó y a los 35 años se marchó a América sin despedirse de sus padres. De Cádiz a Puerto Rico y a Méjico. Pertenecía a la orden de los franciscanos, como el prestigioso filósofo Raimundo Lulio o Ramon Llull (muerto en 1315). Siempre quiso ir andando de misión en misión (unos 9.000 kilómetros al final de su vida), en sandalias de cuero crudo, como los que llevaban los indios que él catequizaba y un basto sayal como único atavío.
Fray Junípero fue siempre un fraile fogoso, enclenque y cojo. Precisamente desde el primer día de travesía, por la noche los mosquitos le picaron en la pierna, se rascó y se le infectó una herida que se llagó y le quedó como estigma durante toda su vida, lo cual le causaba insoportables dolores. A veces se la trataba con un emplasto preparado por un arriero para curar las mataduras de las mulas. Ni fue ésta la única ni la peor tortura física, él mismo solía aplicarse silicios y se golpeaba el pecho con una piedra.Podríamos seguir su periplo de misiones por las películas de Hollywood. Lo hizo en Sierra Madre, lo hizo en tierras de los apaches, hasta que le privaron de un frente tan hostil y violento y con el tiempo obtuvo permiso para subir hasta California, donde desarrollaría su labor más conocida e imborrable, a pesar de los muchos intentos por hacer desparecer las huellas de estos religiosos. Hechos, actos de buena gente –al margen de las creencias de cada uno– que sobreviven a las intrigas palaciegas, al desprestigio y a la difamación continuada contra la labor de España.
Como ibicencos podemos estar orgullosos de este valiente y activo mallorquín y espero que en este tercer centenario se hagan algunos actos de relevancia en Ibiza. Sin tapujos. Vivió y sufrió intensamente: tenía asma y fuertes dolores en el pecho, además de una pierna llagada casi siempre sangrante. Su disciplina y desapego franciscanos le hacen más admirable: luchó, resistió, hizo mucho bien y murió en pleno agosto de 1784. Juan Pablo II no dudó en beatificarlo. Yo lo haría santo.