miércoles, abril 26, 2017

Todo para Cataluña

Esto es un sofisma. Porque la bandera de España también es catalana y la cuatribarrada también es española
Ya no se dice aquello de 'todo por la patria'. Cualquiera se atreve. Pero basta cambiar el sustantivo patria por el topónimo Cataluña y una minoría adoctrinada sonríe feliz, cual enjaulada perdiz. Porque están enjaulados, programados, uniformados. Y aquí llega la paradoja. Viene Mariano Rajoy y les hace caso, les suelta la pasta a los catalanes, y el gobierno del Pacto se enciende de rabia. O lo parece, porque yo pienso que están contentos en el fondo de que los miles de millones que debieran de haberse repartido entre el resto de españoles (los ibicencos entre ellos) hayan terminado en la hucha en forma de cerdo de Junqueras.
Las Baleares no existen sino para ser ordeñadas, lo cual no me importaría demasiado si las necesidades básicas del Archipiélago estuvieran cubiertas. Pero es que ni agua, oiga. Y luego la confusión tremenda: ya que unas miles de empresas pagan cifras astronómicas de impuestos, se supone que el millón y pico de baleáricos nadamos en la abundancia. Nadie te creerá si les dices que hemos de beber agua de garrafa desde hace décadas o que la gasolina de las Pitiusas es la que más cara se vende de toda Europa, Asia, África, América, incluyendo la Antártida y el Polo Norte.
No es solo el precio de la vivienda en alquiler o en propiedad, suponiendo que la haya. Es todo. Los precios de Ibiza y Formentera son un atraco continuo, ya desde que salen los productos desde Valencia, Tarragona o Barcelona. O los pasajes.Da igual que mande el Pacto de Perdedores o el Partido Popular de los especuladores: vivir en Ibiza empieza a ser tan complicado como establecer una colonia humana en Marte. Ya aburre hasta contarlo.

domingo, abril 23, 2017

El desastre continuado de la educación

Ocurre desde hace años y nadie es capaz de dar réplica a las cifras ni de enmendar el desastre de la educación en Baleares. Decir malos es un elogio, somos los últimos entre los peores. Pueden buscarse distintas explicaciones y muchas excusas, pero nadie puede negarlo.
¿Es que cada cual va por su lado sin posibilidad de ponerse de acuerdo? No, en absoluto: para obligar -de forma flagrantemente ilegal- a la inmersión y para pedir de forma compulsiva más dinero al Govern Balear se ponen todos de acuerdo, al unísono. Algunos incluso se pasaron los cuatro años de Bauzá demostrando una valiosa vitalidad para la protesta callejera y para relegar las aulas donde se impartían (es un decir) las asignaturas. Es obvio que no merecen más dinero y que el 98% de los centros practican la inmersión en un barcelonés que desanima a muchos a seguir estudiando o viviendo en nuestra Comunidad.No hay indicador que no nos deje en un ridículo sideral. Estamos a la cola de Europa, mientras el índice de la UE es de 0,58, el de España es de 0,52 , Baleares cierra la tabla con un 0,18, según Desarrollo Juvenil Comparado 2016, elaborado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud.
También obtiene el segundo peor resultado a desarrollo de la juventud, con 3,66 mientras España tiene una media de 4,45. Por detrás solo quedan Croacia, Italia, Bulgaria y Rumanía.
En tasa de abandono escolar temprano, Baleares es la comunidad con la tasa más alta con casi un 27%. En toda España el abandono es del 19,7%. Ante estas cifras uno queda pasmado y preguntándose qué diablos ocurre en las aulas del Archipiélago. Y cómo y quién controla la calidad del profesorado y el desarrollo de sus actividades y no me refiero a esta nefasta moda de enseñar deleitando, que en muchos casos solo es una dejación del aprendizaje de la asignatura.
No es por una fácil incorporación al mercado laboral, como en los años del boom. Estamos perdiendo mucho dinero y mucho futuro.

sábado, abril 22, 2017

Timos en ambas direcciones

En realidad, la picaresca va en doble dirección. Los turistas británicos se han encontrado con un filón en las diarreas inventadas. Van a la farmacia y adquieren un antidiarreico y guardan el tiquet. Simplemente con esto, cuando regresan van a algún despacho de abogados que pululan por el Reino Unido y denuncian al indefenso hotelero por haberles causado una gastritis. Es falso, claro, pero qué más da. Ya llevan estafados unos 50 millones a los hoteleros españoles. Y lo seguirán haciendo hasta que su gobierno no cambie la ley en el Reino Unido.
También es verdad que los turistas temen ser timados en cada momento: Una situación es el abuso del taxista o taxi pirata. Mejor apalabrar precio antes.
Otro temor es a los trileros; quien pique es porque es un ingenuo o ha viajado poco. También están presentes en Italia, Grecia y otros países. Ya sabe, el juego de los tres cubiletes, donde hay que tratar de adivinar donde está la bolita.
Pero quienes hacen daño de verdad son los carteristas que trabajan al descuido y con técnicas depuradas para hacerse con tu cartera o tu móvil. Hay varios grupos mafiosos organizados que peinan zonas de playas y donde haya aglomeraciones. Son un peligro constante e incluso en Ibiza se han mostrado agresivos y violentos a veces. Solo basta leer la prensa durante todo el verano.
Usan otras técnicas, como limpiarte una mancha (inexistente) o preguntarte por una calle, mientras se aproximan y te dan un abrazo para sacarte alguna joya del cuello. O pretenden venderte una rosa, ponerte una pulsera (que te intentarán cobrar), o cualquier otra maniobra de aproximación. Los veranos, además, facilitan los robos con fuerza a turistas ebrios.

miércoles, abril 19, 2017

Aumento peligroso de turistas


Me pregunto cuánto han invertido las instituciones pitiusas en promoción turística. Sumando los dos Consells, los cinco ayuntamientos y algún otro, la cifra final puede ser escandalosa. Bueno, pues han hecho lo mismo que estos entrenadores que aunque esté lloviendo riegan el terreno de juego, para que sea más resbaladizo.
Si algo le hace falta perentoria a las islas no es más promoción, sino más inversión en infraestructuras, como mínimo. Las circunstancias geopolíticas se han combinado para maquinar la tormenta perfecta contra Ibiza y Formentera. Al récord sin paliativos de 2016 se suma un aumento monstruoso. Ignoro quién puede estar contento por ello. Todo el mundo quiere hacer su agosto en Ibiza. No vendrán en enero y febrero, no se preocupen: necesitan la muchedumbre para poder levantar carteras o lo que se ponga por delante.
Las noticias, o sea, las previsiones son muy alarmantes. Hay operadores turísticos que han hablado de un aumento del 30 por ciento. Esto será indigerible. Pero no acaba aquí: los cruceros han anunciado reservas para 191 embarcaciones, que significarán un 38% más que el año anterior. ¿Cuántos turistas? Unos 340.000.
Si usted piensa que apenas bajarán al puerto, también se equivoca. Ibiza suele ser una escala larga, más de 24 horas. En la ciudad colapsarán aún más las calles y coparán los taxis, en caso de haberlos. Pero si usan autobuses del servicio discrecional, las carreteras ibicencas van a convertir el año 2017 en memorable a todos los efectos.
La parte positiva nos ofrece la constatación de un gran éxito. Pero el regreso a la realidad lo veremos a partir ya de abril. Esperemos que ningún temporal de primavera cause más daños materiales. Sobre lo demás, a rezar.

domingo, abril 16, 2017

El «tourist go home» no les ha funcionado


No sé por qué extraño fenómeno mental o social, a Podemos le sale continuamente el tiro por la culata. Si piden retirar las misas de la televisión española, en unos días se triplica la audiencia. Si critican o boicotean la Coca-Cola, aumenta compulsivamente el consumo. Si afean la presencia del Ejército en una feria catalana, a las dos semanas se da una avalancha en los cuarteles para apuntarse.
¿Aprenderán algún día un poco de sensatez, educación, prudencia, respeto y mesura en sus críticas viscerales? Conocemos la respuesta. Y casi nos causa regocijo. Entre otra cosa porque van de la mano de los impresentables totalitarios catalanistas, que están creando una brecha disparatada en el mundo de la educación en Baleares con su inmersión, totalmente ilegal. Van o iban, que ahora en Baleares ya no se sabe, tras la pillada de Garau y sus contratos tan sabrosos (hasta de Formentera ha chupado).
A pesar de esta tóxica y estéril inmersión, una de las principales causas de abandono y de fracaso escolar en las islas, el español está cada vez más pujante. Nunca se había hablado tan bien el español ni en tanta cantidad. Se pasa de largo de 500 millones.
El problema que tiene el Pacto, en concreto el núcleo podemita-separatista, es que les sale todo al revés. Si emplearan su talento en los negocios de la empresa privada quebrarían. No me extraña que en su mayoría se arrimen a la teta del Estado, en la educación o en la política. Es su hábitat natural.
Hay muchos ejemplos, uno de los más vistosos es su odio a los hoteleros y al turismo en general. Aparecieron en Barcelona las pintadas soeces contra el turismo. Les gusta lo de ´tourist go home´ porque quizás sea la única frase que conocen en inglés. Al poco tiempo algunos descerebrados mallorquines siguieron las consignas y pintarrajearon algunos callejones de la vieja y hermosa Palma.
Pues bien, a la temporada siguiente, Cataluña y Baleares obtuvieron el mejor récord turístico de toda la historia. Y este año será mayor.