miércoles, diciembre 30, 2015

Vuelve el derroche y más impuestos

Vuelven los tiburones a las costas pitiusas


En mayo la mayoría de ibicencos dejaron de votar a los partidos de la chuleta, ahora el PP, después el PSOE, vuelta uno, vuelta el otro, como se hace con la carne en la barbacoa. Pero en realidad no dieron suficientes votos a ninguna agrupación emergente, por lo que se recurrió a una técnica que suele ser nefasta para los ciudadanos: el pacto de perdedores.
Yo no digo que el bipartidismo no mereciera una lección magistral. Y la sigue mereciendo, pero la realidad actual será difícilmente gestionable con éxito. Porque entre otras cosas, vuelven a ejercer el poder los mismos que nos dejaron las islas en la ruina más absoluta. Los nuevos ingredientes añadidos son poco tranquilizadores.
Pudimos verlos en pleno verano, cuando fueron arrollados por la prosaica inercia de la vida. Y menos mal que por esta misma inercia se pudo salir a flote mal que bien. Pero cuando arrancamos la hoja del mes de octubre todos soltamos un suspiro de alivio.
Los tres meses posteriores han confirmado que estamos ante un pacto de progreso idéntico a los dos anteriores, por mucho que los podemitas hayan actuando como animadores con su abundancia en fuegos de artificio, insolencias de cara a la galería y frases sin más sentido que el de contentar a corto plazo a los seguidores más atentos.
Si tomamos como referencia la fenomenal fantasmada de la ampliación del aeropuerto para los jets privados y las avionetas y la comparamos con otras áreas de actuación (agua potable, moratoria urbanística, defensa de la isla en general) podremos concluir sin ningún género de dudas que estamos ante una histórica bajada de pantalones. Postureo, fantasmeo y poco más que reducirlo todo a cobrar cada final de mes.
Ni siquiera el aliñado presidente se ha dignado a presentar los planes ni los planos de su proyecto estrella: un boyante tranvía.
Ay, esta querencia socialista por emprender grandes obras, sirvan o no para algo y para alguien ¿por qué será?
Y sin embargo se mueven, se mueven derrochando dinero, sobre todo en la pancatalanización (véase la vergonzosa nueva televisión IB3 que dirige Andreu Manresa) y en subvenciones directas (creo que en 2016 ya van por los once millones).
Lo llevan en su naturaleza: gastar, vaciar las arcas, repartir entre su gente. Lo cual obliga a subir impuestos y crear otros nuevos. Ya están en la ecotasa. Vienen subidas, viene déficit y viene mayor deuda. A disfrutarlo, amigos.

sábado, diciembre 26, 2015

Ineptitud y codicia

Estamos agotando los últimos días del año mejor de nuestra historia. Ya saben a qué me refiero. Hemos de reconocer sin ambages nuestras cosas buenas, porque tenemos otras malas a punta pala.
En unos días o semanas el Diario nos ofrecerá los totales de 2015. Quedarán para los anales de nuestra pequeña historia, pero dentro de cinco meses comenzará una temporada que romperá todos los récords. Las perspectivas de 2016 son impresionantes.
Pero también sabemos que no hemos estado a la altura, no hemos superado la prueba o test de stress para atender a los tres millones largos de turistas que nos han visitado: Ibiza ha fallado estrepitosamente ante los turistas y ante los ibicencos, al menos en asuntos capitales como el agua potable, las aguas sucias rebosantes, los emisarios submarinos reventados, y en otras muchas cuestiones. No hemos aprobado, pero hemos suplido con entusiasmo y con mucha suerte las carencias de los meses calientes.
¿Se imagina alguien que en agosto se hubiera desencadenado un furioso incendio? Por esto apelo a nuestra buena estrella, la estrella fenicia que nos protege.
Nuestro Consell de Ibiza parece más atento en anunciar en clave de futuro temas o decisiones que ejecutará Dios sabe cuándo, que en anunciar realizaciones en infraestructuras esenciales. Lo importante y lo urgente nos está atropellando y por mucho que se estén reparando o sustituyendo canalizaciones, no será suficiente. Sabemos que la construcción de una depuradora no se ejecuta en meses sino en años. Y una vez más, en este aspecto nos ha pillado el toro.
Y sin embargo aumentan los Consells (Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera) en gasto dedicado a áreas prescindibles como es el proceso reiniciado de catalanización, que no sirve absolutamente para nada que no sea derrochar y enojar a mucha gente que ya ni siquiera se atreve a quejarse. Y como sanedrín supremo, el Govern Balear al que en parte intentan replicar los consells insulares, que está resucitando las momias catalanistas e identitarias para colocar a su gente, que por lo visto no sirve para otra cosa útil a la sociedad. Observatorios y organismos prescindibles, solo rentables ideológicamente que no interesan más que a los beneficiados, como es el potenciado Instituto Ramón Llull o la continuidad del Institut d´Estudis Baleárics y otros muchos grupúsculos como el Consell de Juventut, Consell Económic i Social, Consell Social de la Llengua Catalana y una lista que se hace larga.

Ya no sabemos solucionar los problemas reales urgentes, coloquemos a nuestros forofos en plataformas inútiles que paga el contribuyente, ya exhausto y agobiado por los impuestos y tantos cambios exasperantes que solo obedecen a estrategia o venganzas de ideología pedestre.
Y encima la ecotasa, para recaudar dinero que será invertido en gastos como los expuestos. Que siga la orgía de gasto del Pacto de Progreso.

miércoles, diciembre 23, 2015

Cara al sol con optimismo en 2016



Como se temía, las elecciones del 20D 2015 han dejado un panorama que causa intranquilidad entre todo el mundo. Desasosiego y en algunos casos temor. Si fuéramos italianos nos lo tomaríamos con desinterés y cierto aburrimiento, pero ellos eran y siguen siendo unos maestros en la improvisación de la escena política. Los españoles, al menos demasiados españoles, tienen siempre a mano la tentación de derrumbarlo todo, arrasarlo, para encontrar una solución mágica, adanista, a partir de la cual el país amanece cada mañana con una hoja de parra para taparse los genitales y recomenzar desde cero. Y después de mi, el Diluvio.
Es el caso de Podemos, que ha sabido captar con buen trabajo y con la ayuda de las televisiones la atención de los descontentos y de aquellos que piensan que ya nada tienen que perder. Sin saber que sí, todos tenemos mucho que perder. España puede empeorar mucho si entre todos nos esforzamos en cargárnosla. No existen las soluciones mágicas, ni siquiera en un hermoso país tan telúrico como España. El adanismo podemita no es más que un déjà vu de las rancias ideologías del siglo XIX que han causado –contrastadamente– desolación, muerte y ruina por donde han pasado. Por muy bien que suenen sus frases populistas en los oídos de los colgados y de los descolgados.
Que trabajen en Madrid en lo que deben, con un escrupuloso respeto a la Constitución que ha amparado durante décadas a todos los españoles, reconciliados a partir de 1978. No permitamos que personajes estrafalarios con el marchamo bolivariano nos arrebaten este logro. Los españoles ya somos adultos: podemos prescindir de gurús mágicos. Y a quienes duden, infórmense de su lamentable acción en la Venezuela chavista y en el desastre, ruina y hambre que han causado en uno de los países más ricos del mundo. En Baleares y en las Pitiusas tenemos nuestros propios problemas. Los lunes al sol de invierno para cargar las baterías ante un verano que se avecina que será demasiado brillante. No lo estropeemos.
No es recomendable el miedo ni la dejadez en estos momentos. Encaremos los problemas graves, estructurales e infraestructurales que nos merman la potencia y la calidad de nuestro trabajo. Cara al sol que nos da de comer a los 140.000 pitiusos y a otros miles de trabajadores que vienen de la Península y de la UE, entre ellos estos cuatro mil ingleses que se sacan el verano entre nosotros. Precisamente de Gran Bretaña nos llegarán cientos de miles de turistas que repiten fielmente. Y ahora encantados por la fortaleza de la libra. No, no bajemos los brazos. Y que cada cual deslíe sus líos. En lo que a nosotros concierne, no podemos fallar. Ni fallaremos.

sábado, diciembre 19, 2015

La alcaldada



Donde quede un metro sin rellenar de hormigón aparecerá alguien dispuesto a hacerlo. Si de alguna forma es de propiedad pública todavía será mucho peor. En este aspecto el puerto de Ibiza ha sido una sucesión de disparates, al menos desde que es rentable, o sea desde 1970.
Lo único que se puede hacer en Ibiza es esponjarla. Derribar lo que se pueda y dejar espacios libres para aliviar esta densidad de población que la hacen una ciudad inhabitable tercermundista.

Yo creía que el ayuntamiento de la ciudad ya había acordado en pleno no construir un edificio en el puerto, en el Martillo, con lo cual se consigue una zona despejada para quien quiera pasear, mirar el mar o sentarse un rato.
Y de repente aparece el nuevo alcalde, que ya dio prueba de su talante en las fiestas patronales, se pasa el acuerdo por el forro y decide secretamente junto a la Autoridad Portuaria que se levante un edificio en la zona que habíamos liberado. Una alcaldada pura y dura. Y que sigue en la tradición del PSOE en la ciudad para arrimarse a grandes obras, ellos sabrán porqué. Yo creía que un pleno no puede derogarse si no es con otro pleno, y quizás lo hagan así, pero el asunto es muy sospechoso.

Espero que Toni Villalonga ponga la antena y haga un seguimiento, en la medida de lo posible, de los dineros que se muevan, licencias que se otorguen y otras menudencias.
Veo que los socialistas siguen en su línea y los podemitas van a su lado encantados de haberse conocido, salvo algunos pequeños roces anecdóticos. Quien lo diría hace unos meses. Han tragado con todo, desde la ampliación del aeropuerto -otro asunto que no veo claro- a las obras del edificio del puerto. O sea, los de Podemos son más casta que la antigua casta. Al parecer lo único que buscaban era un buen sueldo y ponerse en la foto.

Ecotasa: Las discusiones no han de ser sobre el porcentaje de la ecotasa que corresponde a Ibiza y Formentera, sino sobre la inutilidad de la tasa turística. Por lo demás, los podemitas (se llame como se llame su grupo, secta o partido) bajarán la testa, se prosternarán ante Mallorca como ha hecho siempre la antigua casta del PP o del PSOE.

Para esto nos sobran incluso los políticos tradicionales, que no saben resolver en serio ningún problema en profundidad, como por ejemplo la alta incidencia de la delincuencia violenta en las Pitiusas y la desesperante falta de agua potable, emisarios submarinos en condiciones y depuradoras que funcionen durante los seis meses de afluencia masiva.

Algo ha cambiado: han puesto más personal, más sueldos y más gastos. Nos cuestan 5 millones al año, solo políticos y cargos de confianza. Lo iré recordando.

Diario de Ibiza


miércoles, diciembre 16, 2015

Los hoteleros, protagonistas en verano y en invierno

Foto J.A. Riera (Diario de Ibiza)


Lo tenemos bastante asumido los que de alguna manera trabajamos de cara a la gente en un mercado libre: cuando la prudencia aconseja ofrecer cambios y mejoras no queda más remedio que renovarse o morir. Remodelarse o desaparecer del mercado turístico. En esto, los empresarios turcos (o en Turquía) nos dieron un buen susto, al menos durante los primeros diez años del siglo XXI. Sus instalaciones flamantes y con la experiencia acumulada en otros puntos mediterráneos eran casi imbatibles, porque además la moneda turca funciona en otro universo. Muy complicado competir con ellos.
Súbitamente, en diciembre de 2010 los países musulmanes ribereños y aun los más alejados se adentraron en una dinámica de insurrecciones, apoyadas desde el exterior o no, que les ha llevado al precipicio. Al fondo del barranco y con pocas opciones de salida del infierno, que algunos incluso han calificado como escalada para la tercera guerra mundial. Y aquí están y aquí estamos. Hay decenas de millones de turistas europeos, rusos y también árabes que se han visto obligados a reinventarse un destino turístico. Funcionó Egipto, también lo hizo Turquía, pero señores, este sueño ha terminado. Ha terminado mal. Ambos colosos han caído en desgracia para el turismo. Las penas de uno pueden ser la fortuna del otro. Así ha sido y sigue siendo desde la temporada 2011: los hoteleros de Baleares han gozado de unas ocupaciones fantásticas (de fantasía inimaginable), se ha vuelto a hablar del overbooking, de una potente economía sumergida en el mercado negro de alquileres de inmuebles, barcos, coches. Baleares lleva cinco temporadas con altos ingresos y con altísimas contrataciones.
Ello explica otro fenómeno de alto alcance: las remodelaciones y las reformas de la planta hotelera. El fenómeno hubiera sido impensable en 2009, por ejemplo, cuando una temporada agónica sumió a los empresarios baleáricos en una depresión insalvable. Dirigían sus inversiones al Caribe o a otros sitios, evitando pérdidas de tiempo con la crisis y con la política restrictiva del segundo Pacto de Progreso.

A partir de 2011 ambos factores dan un giro de 180º y el Partido Popular se dedicó a fondo a su deporte favorito: liberalizar, permitir y fomentar el crecimiento con una Ley Turística permisiva, bajo la cual se amparan en 2015 los hoteleros para solicitar licencias de reforma y de remodelación. Paralelamente los clientes trasvasados de Túnez, Marruecos, Argelia, Grecia, etc. comenzaron a llover sobre nuestro archipiélago. El proceso no ha amainado sino todo lo contrario, ahora se añaden los turistas huidos de Egipto, Turquía, Jordania, Siria, etc. Cuando hay dinero todo son alegrías, pero no olvidemos que vivimos gracias a un milagro macabro y terrorífico. Aprovechar esta coyuntura favorable me parece irreprochable y muy oportuno, ofrece muchos miles de puestos de trabajo durante el invierno y renovamos la planta hotelera balear, ya muy desvencijada y en gran parte obsoleta.

sábado, diciembre 12, 2015

Vuelven los berberiscos

Jabeque empleado contra los berberiscos

Desde la conquista aragonesa en 1235, los habitantes de Ibiza estuvieron en manos de los caprichos de los berberiscos o de cualquier pirata que tuviera apetencias. Especialmente peligrosos fueron los siglos XV y XVI durante los cuales no solo las costas sino la isla entera estaba destinada a ser la despensa de muchos aventureros argelinos o turcos. ¿Me he olvidado de Formentera, como siempre? No, nunca me olvido de Formentera, pero es que eran tantos lo peligros, que la isla estuvo deshabitada durante cientos de años. De hecho comienza a repoblarse a partir del siglo XVIII, aunque tomamos la fecha de 1697. La lluvia de piratas era incesante y atosigante.
A aquellas desgracias había que sumar el olvido total. Si venía algún visitador catalán era para cobrar impuestos o para controlar la hacienda que ya habían desvalijado los berberiscos antes. Además las enfermedades diezmaban la población: malaria, tifus y epidemias de peste. Por fortuna, esto cambió a partir de la Guerra de Sucesión y Felipe V, que fue una bendición para los catalanes y algo menos para los ibicencos. Incluso los expolios de la piratería (Argelia ya pertenecía a Francia) disminuyeron drásticamente y desde 1830 desaparecen. De hecho Ibiza estuvo durante cientos de años como está ahora, al menos mientras siga vigente el Tratado de Schengen que permite la libre circulación de la personas. Ibiza y Formentera vuelven a estar sin fronteras. Límites permeables. Entraban amigos y enemigos. El único que podía impedírselo era un grupo de payeses armados. O los corsarios en el mar. Últimamente han vuelto los argelinos, ahora libres del yugo turco y del francés. Los berberiscos estaban aquí al lado y siguen estando en el mismo sitio. Se han adaptado. Entran en patera a es Caló (Formentera), un sitio que los abuelos de sus abuelos conocían perfectamente, así como s´Espalmador, donde calafateaban los barcos y restauraban las velas. Solo que ahora los suele detectar la Guardia Civil. O no. ¿Qué ha sido de la patera que recaló cerca de es Cubells?
Otros pueden acceder a Ibiza desde Orán a Alicante en barco regular de línea. O en vuelos chárter desde París, Milán o Londres. Están modernizados. A partir de aquí comienzan a actuar. Ibiza es ocasionalmente una tarta de manzana dejada a enfriar en el alféizar de la ventana. ¿Cómo se siente el residente que ve violada su casa de campo repetidamente y no puede actuar por propia mano? Un centenar de robos después llegó un grupo de guardias y detuvo a cinco argelinos. ¿Serían los arribados a es Cubells? Quiero imaginar que no. Me parece bien que los guardias no avisen de su llegada ni de su partida. Pero más me gustaría que Ibiza y Formentera dispusieran de suficiente fuerza de intervención inmediata. En el lejano Oeste estaban más y mejor comunicados y protegidos que en Ibiza. Invierno o verano. Al maleante la da o mismo. ¿No podríamos despertar a los corsarios?

miércoles, diciembre 09, 2015

Los modernos vándalos


Está de moda entre los separatistas usar el prefijo ´neo´ para añadir un matiz subliminal de modernidad. Pero nada tiene de moderno reescribir el pasado, como estos institutos independentistas de la Nueva Historia de Cataluña, que reciben jugosas subvenciones de la Generalidad para distorsionar los hechos del pasado. Quieren ganar el futuro cambiando el pasado a su antojo, como estos neocomunistas de Podemos que quieren reescribir la guerra civil para ganarla 75 años después. No podrá ser. Poco futuro tiene ganarse el pasado, modificarlo y falsificar la narrativa histórica. Comunistas y nacionalistas son la cosa más rancia y decimonónica –en sentido literal– más casposa y estéril que aún subsiste en nuestro solar patrio. El primero solo ha creado dolor, cien millones de muertos y hambre por donde pasa. Y el nacionalismo es una reliquia tóxica del puro Romanticismo del siglo XIX. Pero mira tú, les funciona, mientras los gobiernos regionales suelten la pasta gansa. Miles de catalanistas viven de esta sopa boba. Arrinconando el español.
No crean que en Ibiza estamos a salvo, basta ver las candidaturas presentadas, la inmersión en la mayoría de los colegios, la recuperación de las leyes identitarias del Pacte y las publicaciones –siempre financiadas– en catalán estándard, o sea el barcelonés. Que casi nadie lee.
La misma Enciclopedia de Ibiza y Formentera está plagada de barbaridades de variado pelaje. Algunas se las he dicho personalmente al actual responsable, pero temo que en el próximo y último tomo no las corrijan. Las hay a cientos, pero causan espanto algunas como el uso sistemático del término compuesto ´Corona catalano-aragonesa´. Tal adefesio no ha existido nunca. También se le ocurrió a un neohistoriador (¡y político!) catalanista inventarse una Corona de Mallorca inexistente. Que yo sepa es la Corona de Aragón. En Baleares, ciertamente fuimos Reino, el Reino de Mallorca que nos incluía a los pitiusos. Cada cual es muy libre de tener las ideas que Dios y su razón le dé a entender. Pero jamás debieran proyectarse cuando se hace ciencia, cuando se hace Enciclopedia. La de Ibiza y Formentera ha quedado obsoleta en gran parte por no haber sabido filtrar esta rancia y tendenciosa ideología catalanista. ¿Hay en Ibiza algunos historiadores sensatos, ecuánimes, serios y preparados? Al menos ni uno solo ha denunciado públicamente estos disparates ilustrados.
Nos llevaría mucho tiempo leer críticamente estos más de doce tomos que engloban y pretenden explicarnos con rigor la totalidad de las islas de Ibiza y Formentera. Los profesionales debieran tomarse en serio su trabajo y fijarse dónde ha acabado Cataluña (y el proceso no ha concluido: acabará peor). En Ibiza no hemos de seguir a Cataluña en nada: ha demostrado siglo tras siglo que siempre toma la peor opción. Que se estrellen ellos, pero a nosotros que nos dejen en paz. Incluso los catalanistas de aquí se contagian de la ceguera catalana. A principios del siglo XX un exaltado catalanista ibicenco propuso derribar nuestras murallas renacentistas, quizás para seguir lo que se hizo en Barcelona. Hace unas semanas, otro catalanista ibicenco propuso derribar el monumento a nuestros corsarios. Antes de derribar lo ajeno construyan ustedes algo en positivo.
Más valdría que no perdieran el tiempo en intentar cambiar una historia que ni siquiera conocen. ¿Entonces qué quieren? Hacer política con el dinero y con los valores ajenos. Habrán observado que no he citado a nadie. Pero que no sirva de precedente.

sábado, diciembre 05, 2015

Flaquean los alemanes, vuelven los rusos

Sharm el Sheij era el enclave preferido por los rusos en el Sinaí (Egipto). Ya no.
Los alemanes nos tienen muy mosqueados, ya llevan varios años flaqueando. A diferencia de los ingleses, que son nuestra principal columna.
Esta temporada, Ibiza y Formentera han perdido unos 40.000 alemanes y nadie se explica muy bien las causas. Sabemos que Mallorca les atrae más, lo encuentran más variado y más barato y en compañía de sus compatriotas. Pero Formentera era uno de sus paraísos soñados. Ahora ya no es un paraíso, pero les sigue atrayendo. Otras veces he dicho que desde la construcción de las autovías los alemanes nos han ido abandonando.
En los datos de enero hasta septiembre (falta el último trimestre), así lo explicaba nuestro Diario: De esta forma, el británico sigue siendo el primero en número de visitantes, con 751.609, seguido del italiano, con 336.872 y el alemán, con 256.608. El cuarto es el holandés, con 146.870 visitantes entre enero y septiembre. Otros acontecimientos apasionantes desde el punto de vista periodístico se nos presentan ante nuestros ojos: los rusos que empezaron a visitar las Baleares y dejaron de hacerlo súbitamente tras la invasión de Crimea por parte de Putin y las consiguientes represalias comerciales de la UE, puede que vuelvan a Baleares con toda su fuerza. Incluyo a Ibiza más que nunca, porque ya tenemos habilitado el puerto de cruceros en Botafoc, aparte de uno de los aeropuertos más preparados de Europa. Los comerciantes, hoteleros y los restauradores sueñan con el turismo ruso, que sabe muy bien lo que compra pero no se muestra tímido a la ahora de gastar. La realidad es que Rusia decidió apropiarse de una parte de Ucrania y desde entonces no levanta cabeza: sanciones comerciales con la UE, ataques a sus aviones comerciales y militares, todo ello sumado a un desplome brutal de los precios del crudo y del gas en el mercado mundial. Pero siempre ha necesitado una o dos salidas al mar y Siria le ofrece toda una ciudad con su puerto.
En consecuencia, los veraneantes eslavos han perdido sus dos destinos más amados: Sharm el Sheij (Egipto) y Turquía. Hace años que lo explico: Turquía es consecuencia directa de Ibiza, con hoteles recién estrenados y a precios muy inferiores. Unas costas y unas playas maravillosas. Para colmo, su moneda, el rublo, ha perdido poder al cambio. Todo esto ha terminado muy mal, de momento y a saber por cuanto tiempo. Putin retira visados, recomienda no ir a Egipto ni a Turquía. Los rusos que quieran viajar tendrán que buscarse la vida en otros sitios.

Son obedientes y conocen los peligros. Aquí aparece, mejor dicho, reaparece Baleares. Y nosotros temblando ante la temporada 2016, porque la isla está preparada para dos millones, pero no para tres y medio de turistas.

miércoles, diciembre 02, 2015

Turismo, el mejor año de nuestra historia

Aquí empezó el boom del turismo en Ibiza en diciembre de 2010. La policía marroquí destroza
 el campamento de protesta de El Aaiún. Después siguió Túnez.
Hasta el mes de octubre, el turismo extranjero había aumentado un 5% en relación a las cifras del año pasado: va a ser el mejor año turístico de nuestra historia. Tenemos que celebrarlo sin reservas. A cada año que pasa nos superamos y batimos nuestro propio récord. Felicidades. No es raro: tenemos un país maravilloso lleno de contrastes, conocido en todo el mundo por su hospitalidad, su gastronomía y su buena gente. Disponemos de unos equipamientos hoteleros que no se han improvisado y que para sí quisiera cualquier país competidor. Es cierto. Aun así es raro, sí que es raro. Estos aumentos no pueden inducirse con estudios de gabinete ni con promoción de feria turística.
Llevo cinco años explicándolo y no me cansaré de repetirlo, para evitar que los políticos usurpen las cifras y las pongan en su haber. Este crecimiento comenzó cuando gobernaba el Pacte, siguió con el silencioso gobierno nihilista de Vicente Serra y se mantiene en la misma tendencia creciente con el Pacto III de los socialistas-podemitas. Obviamente, esto no es mérito de los políticos. En una frase lo resumo: las protestas saharauis en El Aaiún en diciembre de 2010 desencadenaron un efecto dominó que dio paso a la Primavera Árabe, que ha desembocado en un infierno bélico y terrorista en el mundo árabe.
Todos los turistas enviados por Europa, Estados Unidos y Rusia a esos países ribereños se han encontrado con una oferta muy reducida: Baleares ha pescado en río revuelto, toda España lo ha hecho, incluidas las Canarias. Aquí, en Ibiza, los únicos que nos están fallando desde hace unos años son los alemanes. Pero explicaré en su momento que serán sustituidos por los rusos, al menos en parte, y a la espera de que el turismo de cruceros tome velocidad de tal y puedan acceder las riadas humanas del turismo del Este.
Aún no tenemos las cifras totales del mes, pero Ibiza, Baleares, España han vuelto a batir sus propios récords. Buen trabajo nos ha costado. Los principales países emisores siguen siendo los europeos (de enero a octubre en toda España). El mayor emisor ha vuelto a ser Reino Unido con 14,32 millones de visitantes, lo cual llena de gozo y de dinero a los fabricantes de cerveza. El segundo, Francia con 10,23 millones. El tercero, Alemania con 9,3. Los italianos supusieron 3,45 millones. Para el resto de países, 23,4 millones. Los datos que conocemos hasta septiembre de las Pitiusas nos confirman los tres millones de turistas, yo diría que más. Flaquean los alemanes, pero repito, vendrán los rusos, que, como sabemos, son los mejores compradores. Seguiremos, porque cada semana ocurren cosas inesperadas.

sábado, noviembre 28, 2015

Emergencia ante la temporada 2016



La violencia en nuestro entorno, lejos de amainar, parece haber entrado en una dinámica diabólica que se retroalimenta en el seno de las sociedades y en las relaciones internacionales. Ya no es una guerra solo de suníes contra chiítas, esta confrontación de principios religiosos que existe desde los mismos orígenes del Islam, ya no es solo la fenomenal lucha entre Arabia Saudí e Irán en los campos petrolíferos de Irak y de Siria. También han implicado a las más importancias naciones del planeta, desde China a Rusia, a la Unión Europea y los Estados Unidos y de una forma o de otra ya están interactuando en un complejo juego de equilibrios muy difíciles.
En esta coyuntura, Ibiza aparece como un remanso de paz y de diversión. Si nadie lo estropea, los planes de ocupación –nunca mejor dicho, en la guerra y en la paz– masiva comienzan a principios de mayo y terminarán en noviembre. No hace falta esperar los resultados ni las encuestas de las ferias turísticas: Ibiza y Formentera serán tomadas por más de tres millones de turistas. Simplemente, vendrán los que vienen siempre y se sumarán muchos que no pueden ir a Mali, Senegal, Marruecos, Mauritania, Argelia, Túnez, Libia, Egipto, Jordania, Siria, Líbano, Turquía. Croacia, Eslovenia o Grecia, que también se verán afectadas por la inestabilidad del contexto. Y esperemos los próximos acontecimientos, porque los yihadistas tienen tomadas varias ciudades europeas desde hace años (algunas españoles incluidas) y los sucesos se encadenan en una secuencia que tiene visos de estar organizada por el Daesh o IS.
No dan tregua: Túnez es un destino que competía con las Baleares, con una sociedad musulmana tolerante, una de las más modernas del Islam y con un gobierno laico que por su simple existencia irrita profundamente a los islamistas. Y por esto la tienen masacrada. Se calcula que al menos 7.000 tunecinos están luchando en el Daesh y están dispuestos a atacar a cualquier objetivo de Túnez. Este año ya llevan tres: el museo El Bardo, la playa Kantaoui y hace unos días el autobús repleto de guardias presidenciales. Desde 2011, Túnez no levanta cabeza y la mayoría de su contingente turístico ya ha desertado.
Viendo todo esto, espero que los cinco ayuntamientos y los dos Consells pitiusos no pierdan el tiempo con catalanismos, políticas de enredos y de identidad y emprendan una campaña urgente de refuerzo de infraestructuras. Tienen cinco meses para amortiguar el golpe. Digo amortiguar, porque no lo podrán parar, pero al menos hay que paliar los efectos de la presión terrible de estos tres millones largo de visitantes. Gobiernen y déjense de puñetas. Estamos en emergencia.

miércoles, noviembre 25, 2015

Doble arco iris de la suerte


Dicen que el arco iris es una señal colorida que presagia buena suerte. Nosotros los payeses le llamamos arc de sant Martí: el santo batalló contra un demonio que quería poner la bóveda en negro y al final triunfó la luz, porque parece puentear las áridas tierras de Ibiza con el portal de San Pedro en el cielo, no la discoteca, sino donde van las almas puras con erre. El arco iris denota buena suerte. El agricultor de secano (¡y el hotelero!) depende de esta lluvia mágica, que te prorroga los beneficios de la tierra durante un año, porque si hay agua habrá cosecha y si hay grano en el granero los animales, los críos y la familia prosperarán. Somos seres sujetos a la tierra y al agua, al ciclo del sol, la luna y las estrellas.
Los ibicencos modernos han vuelto a sentirse durante el verano de 2015 víctimas de los caprichos de la naturaleza, han soportado una sequía que yo diría que nos afecta al menos cada 12 años. La isla empieza a retorcerse, casi pueden palparse los gemidos de los árboles frutales, las tierras crujen cuando las pisas, los pinos crepitan como encendidos en su interior relleno de trementina a punto de explotar. Pero este verano ha habido suerte y mucha vigilancia: un incendio forestal en agosto puede llevarse media isla por delante y ya tenemos experiencias muy vívidas y sufridas. Un tiempo propicio para las culebras y las víboras, que se sienten en el paraíso sin apenas depredadores entrenados. Las paredes ardientes cobijan las lagartijas que orillan a las culebras, la tierra resuena en una agonía espantosa y empiezan a secarse plantas, hierbas y árboles. 
Los grifos domésticos chorrearon peste venenosa durante el estío.
Y de repente el cielo se vino abajo ya en octubre: no fueron lluvias sino diluvio que alimentó los torrentes y los arroyos durante días. Ibiza recuperó el pulso, todavía débil, sin nivel. Al menos apareció el arco iris por primera vez en el año: la señal de la alianza de Dios con los hombres, según explica el Antiguo Testamento. Ahora vuelve a salir la señal de la esperanza para Ibiza, después del veranillo de San Martín, con granizadas implacables que han templado nuestra soberbia.
Un arco iris doble, nada menos. Los isleños lo fotografían pretendiendo encontrar un significado oculto y el Diario lo publica en la portada. Ya se puede empezar a hacer las matanzas por estas fechas, de ahí viene la expresión o refrán ´cada cerdo tiene su san Martín´. San Martín es el 11 de noviembre. Como las lagartijas verdes evitan a las culebras, los ibicencos recuperamos el otoño como quien ha domado una estrella, como quien acaba de ser liberado y leemos esperanza en cualquier señal del cielo.

sábado, noviembre 21, 2015

Una ecología a medida de los políticos

Foto por gentileza de Elizabeth Sánchez


Ustedes lo habrán observado en numerosas ocasiones: todo el mundo quiere someter la ecología y sus reglas naturales al capricho de cada cual. En el caso de los políticos nos encontramos con casos sangrantes, porque ellos tienen más capacidad de decisión, o sea de hacer daño y causar estragos que después pagaremos todos. Si nos abrimos una botella de vino tinto ibicenco y nos ponemos a hacer una lista nos saldrán decenas de ejemplos, quizás centenares, antes de vaciarla.
Voy a poner un ejemplo que nos lleva por la carretera de la amargura a todos: los malditos túneles soterrados en las autovías o vías en general. Cada vez que llueve se nos inundan todos. Además impiden al agua arrastrar material nutricio y de reposición a la Platja d´en Bossa, o a la que sea, que se están quedando sin arena. ¿Lo han notado ustedes?
Otro: por haber autorizado el diseño y la construcción de carreteras sobre torrentes y cercanías a la costa hemos privado a estas mismas playas de su renovación. Ahora muchas calas de Ibiza se están quedando calvas y cada vez será peor. Y muchísimo peor será cuando los barcos areneros extraigan la arena de los fondos litorales, causando numerosos inconvenientes ecológicos a la posidonia y a numerosas especies.
Otro: ¿se han fijado que cada vez que un temporal de Levante o de Poniente altera la configuración de la ribera rocosa o arenosa los restaurantes y negocios cercanos se quejan y piden al ayuntamiento correspondiente que retire las algas? Me parece bien que se retiren las barcas volcadas o los troncos, pero la posidonia muerta forma parte de un mecanismo muy preciso que sirve para preservar la integridad de la playa. Es decir, evita que el fuerte oleaje del temporal sustraiga la arena y la arrastre a los fondos. Las algas jamás se habían retirado durante el otoño y el invierno, salvo para su uso agrícola o para construir las techumbres de las casas payesas y en muchos sitios ni en verano, lo cual facilitaba la portentosa capacidad de la naturaleza para crear dunas y acumular la arena, que es auténtico oro para el turismo.
No voy a señalar a nadie, pero hace pocas semanas lo he leído: piden la retirada de las algas. Pues no. Es un error garrafal. La naturaleza hace su trabajo si le damos la menor oportunidad, pero no podemos destrozar el ciclo en verano y en invierno. A mí no me molestan los restaurantes y chiringuitos de playa, al contrario. Pero ellos son o debieran ser precisamente los más interesados en defender sus playas y en darles una tregua para que se defiendan de los temporales. «Es que huelen mal». Huelen a mar. Peor huelen los emisarios fallidos y los tendremos que soportar toda la vida. Seamos listos.

miércoles, noviembre 18, 2015

La puñetera modorra otoñal

Policía de Túnez... después del atentado de junio 2015
Puñetero otoño, parece una estación amigable, como un segundo verano que nos da cierta tregua para cicatrizar las heridas y masajearnos las abolladuras, pero a estas alturas de la vida cualquiera se fía. En Ibiza bien. La calma soleada nos permite probar la nueva cámara y nos ponemos como niños dedicados a las arañas, lagartijas y otros seres captados en macrofotografía. Pero sabemos que el sueño acabará y las pobres cabras saladas de es Vedrà tendrán que volver a su casa de Ibiza y nosotros a nuestras faenas. Abrimos el verano tras dos estruendosos ataques terroristas en Túnez, el primero en el magnífico Museo de El Bardo y el segundo en plena playa de Kantaoui, donde un yihadista del Ejército Islámico dejó tendidos 40 cadáveres sobre las arenas blancas tan parecidas a las de es Cavallet o ses Salines.
Alerté entonces: cuidado, los lobos solitarios son más eficaces que un pelotón y llegar a nuestras Pitiusas es demasiado fácil desde Argelia, como se demostró meses después en es Caló (Formentera). Una simple lancha y un kalashnikov, que esta gente compra en cualquier esquina y nos han hundido el verano. Ahora, en pleno noviembre, me entero de que la Policía española –eficiente en este terreno tan rebaladizo– desarrolló un sofisticado dispositivo en la Costa del Sol durante todo el verano. No preguntaré si ocurrió lo mismo en Ibiza, para no dar datos a nuestros enemigos potenciales, pero imagino que no habiendo suficientes agentes para diligencias diarias es complicada la vigilancia estática. Da igual. Sabemos cómo lo hacen y la guerra es global. Sin pánicos ni histerias, pero al tanto, por si hay moros en la costa, según dice el refrán. Apelo al optimismo telúrico de los fenicios. A pesar de que manejamos unas barrigas inmensas, colosales, nuestro ADN cartaginés (o sea del actual Túnez) no puede haber olvidado los lances básicos de supervivencia. En cualquier caso, siempre nos quedarán las directrices de Vicent Torres, un presidente gramaticalmente de cara al futuro: hará, programará, quitará las cabras (¿apuestan a que no sacarán ni una?), expedientará, multará, inspeccionará... pero no sé cuándo si siempre está en las ferias, haciendo sobrasada, montando en bici o sacándose fotos con la camisa nueva.
En Ibiza hemos cambiado de estilo político, pero con casi idéntica eficacia. Vicent Serra, del PP, otro amante de las bicis, sonreía risueño y no decía nada, pero tampoco convocaba a la prensa para decir lo que no haría. Vicent Torres, del PSOE, ha comenzado con más energía: no resuelve nada, pero se pasa el día anunciando. Le sugiero que ponga una pintura en su despacho sobre la Anunciación de la Virgen, como logo y santo y seña de este Pacto III. Menos mal que no le ha pillado en París, donde los mismos que en Túnez han asestado otro golpe terrorífico. Ahora lo único que debe preocuparnos es que nos exijan carnet de buscador de setas. En catalán barcelonés, por supuesto. Y pensar que nuestros políticos nos cuestan 5 millones al año.
Diario de Ibiza

sábado, noviembre 14, 2015

Cabras al viento

No es Es Vedrá, pero se le parece. Ahí encierran a las cabras
y parece que hay más de cien. Ahora pretenden cazarlas, pero no lo harán


Si te lo miras por el lado sentimental, estas cabras sueltas en el islote de es Vedrà dan un poco de pena, quizás por esto ya llevan más de 6.000 firmas en su defensa en la plataforma Change.org. Si le damos tiempo a la gente el efecto taberna actuará como motor potenciador, como ocurrió con los opositores a las prospecciones petrolíferas, que empezaron siendo un docena y en menos de un año dieron la vuelta al planeta, en los medios informativos.
´Las cabras de es Vedrà´, escribí yo el 13 de octubre de 2010 en el Diario de Ibiza o en mi blog archivo ´Notas de un fenicio´. Pero mucho antes ya había escrito sobre este animal maravilloso. La verdad es que nunca me gustó esta operación de repoblamiento. En décadas anteriores, los ocho propietarios del islote se ahorraban el trabajo del pastor y una vez al año se embarcaban con sus cuchillas y escopetas preparados para cazar unas cuantas y celebrar un festín. Imagino que la cabra de es Vedrà debe ser correosa y con sabor a salitre, y también imagino que no tumbaban a las preñadas. Hoy sabemos que no es ninguna tradición ni ningún rito tribal de los antiguos ibicencos. Simplemente estos usaban y explotaban cualquier resquicio, en tierra fértil en los bosques o en los islotes para sacar algún provecho. Es comprensible y hasta justificable. Que hagan esto hoy no es ni una cosa ni otra. Es más, es un delito ecológico al que se debiera de poner fin cuanto antes o que lo haga subsidiariamente el Consell o el ayuntamiento de San José y pase la correspondiente factura de gastos a los dueños.
Si no me falla la memoria, cuando se reintrodujeron incluso lo publicaron en el Diario. No entiendo a que viene su postura de hoy, la de negar su autoría, aun sabiendo que de cualquier modo son los responsables de lo que ocurre en su solar. ¿Para ahorrarse unos cientos de euros para pagar la expedición de caza y captura?
No seré yo quien ejerza de inquisidor. Pero han de saber que las cabras ecológicamente son peores que un incendio forestal o que el cemento armado que amuralla nuestras costas. Son un depredador botánico fascinante, implacable, por esto se emplean en determinadas zonas marginales del bosque para limpiar la maleza y los arbustos. Lo dejan todo calvo, no queda ni una planta.
Sabiendo esto y soslayando los daños ya causados en es Vedrà, es muy lógico que se saquen del islote cuanto antes. Cazarlas vivas a todas será muy difícil, con lo cual es previsible que acaben despeñadas o como el resto de cabras en todo el planeta: cazadas y guisadas. Si algún ingenuo espera que las retire el Consell de Vicent Torres o Viviana de Sans, que coja y escoja silla. En el Consell se vive la vida en tiempo gramatical de futuro, no en presente de indicativo. Mientras, las cabras de Tanit se lanzan en saltos vertiginosos y viven o sufren bajo los vientos, la lluvia o el sol desnudo. A mí me gustaría dejar de escribir artículos y hacer solo el Diario de las Cabras. Son seres magníficos y encerrados en su cárcel parecen libres y llenas de vitalidad.

miércoles, noviembre 11, 2015

El mallorquín chavista contra los hoteleros



Ya que como dice el refrán ´más vale la que guarda que la que cura´ hoy seguiré chafardeando sobre este proceloso mundo del turismo pero procurando ser ameno: Jarabo, el chavista mallorquín de Podemos, sigue usando su artillería contra los hoteleros, las islas Canarias sonríen felices y agradecidas a aquella Primavera Árabe de 2010, que ha culminado en un invierno atroz para los países musulmanes y para acabar ¿adivinan cómo van volviendo a casa los turistas rusos atrapados en Egipto?
Jarabo Cabreado. Acusa a Inmaculada de Benito, presidenta de los hoteleros de Mallorca (FEHM) de formar un lobby de presión contra la ecotasa y en consecuencia de actuar contra el turismo y los mallorquines. Alumno aventajado del dictador Chávez, si actúas contra mí, actúas contra Venezuela. No. Los hoteleros actúan contra el impuesto ecológico porque es una barbaridad técnica, un abuso económico y un disparate en la programación turística. Se oponen al impuesto, no a usted, que no es tan importante como se cree. Lo desternillante es que parece amenazar, con un tono apremiante, con forzar una reunión con los hoteleros para aclarar estos puntos. Por fin se da cuenta de que la política de hechos consumados será un caos y de que el mequetrefe tampoco tiene tanto ejército como para enfrentarse con un lobby (ahora sí) tan poderoso como los hoteleros.Señor Jarabo: los hoteleros y yo, que formo un lobby de uno solo, estamos frontalmente en contra de la ecotasa. No somos los únicos. Tome nota.
Canarias a tope. No dan crédito a sus ojos: el PIB ha crecido en 4 puntos desde 2010 hasta 2014. Antes del estallido e insurrección de El Aaiún y de Túnez, los países magrebíes suponían una fuerte competencia para el turismo canario.
Los rusos evacuados. Precisamente, la explosión del avión sobre el Sinaí ha sido la última gota que ha obligado a una redistribución de no pocos turistas. La situación no es halagüeña para Egipto. Han quedado atrapados (no hay más vuelos comerciales a Egipto) unos 80.000, pero ya han regresado a casa 15.000. Los van sacando a medida que acaban su período vacacional contratado, aunque muchos tienen casa propia en la zona. La curioso es que se van comunicando las plazas nominalmente, sin pausa pero sin prisas, con una curiosa circunstancia: se puede volar con la bolsa de mano pero sin maletas, que viajarán en un transporte aparte, al menos mientras no se aclaren las cosas en torno al accidente que causó 224 muertos.
Huelga decirlo, todo se va conjurando para que la temporada 2016 sea buena en Ibiza y Formentera: horrorosa, espantosamente buena. Muchos ya están temblando.

sábado, noviembre 07, 2015

Nos matará la saturación de agosto



Todo parece predestinado a la destrucción definitiva de Ibiza. Verán por qué lo digo.
Cuando leí sobre el accidente del avión ruso sobre el Sinaí, escribí en mi Facebook y en mi Twitter «avión derribado o accidentado». A propósito, porque va en línea con el argumento de la obra, el contexto, la ubicación y el hilo de los acontecimientos, estos mismos que benefician a las islas Baleares (y a España en general) al derivarnos varios millones de turistas.
Enseguida varios contertulios me reprocharon el uso del participio ´derribado´. No lo hubiera usado en un artículo periodístico, donde me exijo comprobar previamente cualquier contingencia posible. Pero las redes sociales son como la barra de la taberna donde, además, procuro no ser demasiado políticamente correcto, esa ideología represora puesta en boga por el criptocomunismo en Occidente. Por supuesto, ha sido derribado. Sabía que no tendría que esperar demasiado para recibir la confirmación. El primer ministro egipcio lo negaba como un descosido: les va mucho dinero en el turismo. Pero al mismo tiempo, las principales compañías de aviación europeas han dejado de usar este pasadizo aéreo y han anulado destinos egipcios. El país se sume de nuevo en una crisis profunda como la de 1997, con los asesinatos masivos en Lúxor.
El turismo ruso que ha dejado de venir a Baleares seguía veraneando en Egipto. Golpe muy duro y no es la primera vez. Que se lo digan a Túnez. Lo explico con detalles porque esta será la causa del fuerte estrés causado a Ibiza y Formentera. Sumada a la situación irreversible –de momento– en Libia, Túnez, Argelia, etc. Millones de turistas volverán a ser desviados hacia Ibiza, Mallorca, Formentera, Costa Brava, etc.
He comprobado la información que da el Ministerio de Exteriores español. Recomienda no viajar a los mencionados destinos. Marruecos con muchas precauciones... en fin, siga el mapa de los países ribereños mediterráneos y se encontrará con un panorama desolador. Los hoteles venderán más, cobrarán más caro, el Estado ingresará más IVA y más impuestos, pero lo que es la isla de Ibiza no podrá soportarlo. Si ya reventaban las instalaciones con los dos millones de turistas, imaginen como será el verano 2016 con casi tres millones.
El Pacte podría aprovechar estas necesidades acuciantes para acometer las obras de envergadura que necesita Ibiza. Lejos de hacer esto se moviliza... para cobrar la ecotasa y no descarto que se inventen otros impuestos. Necesitan más dinero para derrocharlo entre gastos identitarios, catalanismo y emplear a miles de adeptos que exigen su recompensa en forma de paguica o sea algún trabajillo bien remunerado.
La historia de siempre.

miércoles, noviembre 04, 2015

Honrar a los muertos y cuidar de los vivos


El caballero, la muerte y el diablo, grabado de Durero

Cuando el clima decide mostrarse hosco lo mejor es recogerse, subir al tejado, limpiarlo bien, desatascar desagües y fijar bien los trastos que puedan salir volando. Llenar la despensa y el tonel de vino, cerrar bien las contraventanas y encender la chimenea. Esto es o sería vida, pero ya se ha ido olvidando. Los primeros días de noviembre tenemos la visita al cementerio para honrar a nuestros muertos y a los de los vecinos y amigos. Para templar la nostalgia y la tristeza podemos ayudarnos de una cascada de piñones con algunos embates al sabroso vino tinto. O unas copitas de hierbas ibicencas hechas y maceradas en nuestra propia casa.
Ya puede comprarse turrón en algunos supermercados, chocolate, avellanas. Me anticipé un poco al espectáculo casi teatral (espero que no en registro de tragedia) de las lluvias y ventoleras de las Pitiusas. Hace tiempo que tengo una aventura interminable con el río Tajo (1.038 km, el más extenso de España). Lo he conocido en su nacimiento en los Montes Universales (digamos Teruel) en las planicies de Albarracín. Lo he disfrutado en su pacífica y lírica circunvalación de la ciudad imperial de Toledo (al menos dos veces). Después el Tajo se pierde en sus tímidos recovecos. No es caudal que te salga al paso, tienes que ir tu a por él. De nuevo lo reencontré en Cáceres, una imponente ciudad también Patrimonio de la Humanidad, como Ibiza. Hace al menos diez años disfruté de su gozosa llegada al Atlántico, hecho todo un coloso, casi un mar de agua dulce color de paja, que llaman Tejo en Lisboa.
Me faltaba una conexión que transitara entre España y Portugal, donde conforma un parque Natural Tajo Internacional, pues abarca a Portugal y a España. Desde Cedillo pude navegarlo durante una hora. Bajo un manto de lluvia persistente pero suave pude contemplar las piruetas inesperadas de distintos tipos de pájaros y de un paisaje maravilloso, sin los reflejos del sol. Me mojé, caminé, sufrí, disfruté. Y entonces pensé en Ibiza, donde nos han robado nuestras aguas dulces de Tanit. Como había mirado las previsiones mediante el satélite, sabía que la borrasca derivaría hacia el Mediterráneo. «Estas nubes cargadas van hacia Ibiza», pensé.
Ahora veo los efectos desastrosos sobre las costas de Talamanca y la ciudad. La tormenta apaciguada y doméstica que os mandé desde Portugal se ha convertido en una tormenta bronca que ha causado daños. Bien que lo siento, pero es el sino de Ibiza y de Formentera. Al menos en dos ocasiones al año, nos puede batir las murallas (de cemento al menos) desde Poniente y entonces destroza la bahía de San Antonio. O desde Levante y en tal caso barre de mala manera la parte de oriental de Ibiza, y el Sur, incluso toda la isla de Formentera. En vista de estas encrespadas furias que nos destrozan las costas quizás tendríamos que ir con prudencia a la hora de promocionarnos mucho en Londres. No sé, pero estos meses los tenemos que destinar a honrar a los muertos y a cuidar de los vivos. Recogidos y refugiados, porque nos lo hemos ganado. Al pairo y a repairo.

sábado, octubre 31, 2015

Extranjeros en nuestra propia casa

Foto rumbonorte.es


La especulación es como la radiactividad: existe de forma permanente e incesante y además es invisible. El adanismo de los podemitas piensa que toda especulación es mala por definición y esto no siempre es así. Me quedé cavilando ante su pregunta al Govern balear, o sea al nuestro: ¿Cómo van a detener la especulación ejercida sobre el islote de s´Espalmador, puesto a la venta por 24 millones de euros?
Con los diferentes grados de protección vigentes que lo blindan ahora es prácticamente imposible edificar nada, pero después me acordé de Tagomago y crecieron mis dudas. De todas formas, la enumeración de las figuras jurídicas y un párrafo del editorial del Diario del 25 de octubre 2015 lo dejan bastante claro:
 «La responsabilidad fundamental de las instituciones públicas no es lograr a toda costa la titularidad de s´Espalmador, sino garantizar su preservación y hacer que sus valores ecológicos se mantengan intactos, y para eso no son necesarios los títulos de propiedad del islote sino una política adecuada, con restricciones estrictas, vigilancia eficaz para evitar abusos y buena gestión de los instrumentos legales de protección y de las zonas de dominio público litoral».
En suma, ni el Govern ni el Ayuntamiento de Formentera disponen de una cantidad semejante para destinarla a comprarla en propiedad. Tampoco es necesario. La Administración dispone de una batería impresionante para bloquear cualquier iniciativa urbanística o turística, tipo excursiones masivas, como ya es el caso hoy en día. Suponiendo que todos cumplan con su obligación legal. Los nietos de aquel señor Cinnamond, de Barcelona, que la compró por 42.500 pesetas al señor Carlos Tur Roig en 1932, la quieren vender ahora por 24 millones de euros, un precio excesivo en función de las actuales posibilidades de explotación. Ellos verán.
Quienes no pudieron ver Tagomago fueron los casi cien excursionistas de San Carlos que pretendieron organizar una jornada en el islote donde antaño se criaban los halcones salvajes y no obtuvieron permiso. Por lo visto, la autoridad en la materia entiende que unas docenas de pacíficos y silenciosos caminantes son más corrosivos que los vuelos descontrolados de los helicópteros durante todo el año. Y que las ruidosas lanchas que juegan sus acrobacias en plena zona reservada. A veces los viejos corsarios de Ibiza, los reminiscentes fenicios nos sentimos extraños en nuestra propia casa.
«Toni, mengem-nos sa truja que la fi del món vendrà i sa truja quedarà». Traducido: a veces vale más pedir perdón que pedir permiso.

miércoles, octubre 28, 2015

Espalmador se salvó por un pelo


Así salvamos s´Espalmador en 1972 y lo digo en plural porque ignoro el grado de influencia de cada cual, aunque me imagino que se conjuraron varias causas para que no se levantara la monstruosa ciudad de 4.600 plazas en el islote.Entonces yo estudiaba en Palma y comenzaba a escribir en la prensa (Diario de Ibiza, Diario de Mallorca, TeleExprés, etc.) Aquellas colaboraciones hacían posible cubrir las facturas cotidianas y de no ser por ellas jamás hubiera podido estudiar fuera de Ibiza. El urbanismo estaba en pleno auge en las Pitiusas. Eran años salvajes de hoteles y urbanizaciones.
Recuerdo que en el puerto de Ibiza se intentó construir tres enormes silos para almacenar cemento. Estábamos en pleno franquismo y la ley de prensa no se andaba con chiquitas, pero jamás había visto al director del Diario, Francisco Verdera, enfrentarse con tanta virulencia. Aquellos silos en Botafoc hubieran significado tres heridas insufribles en nuestro puerto.
Pero en Formentera no se quedaban atrás: entonces yo no lo sabía, pero en absoluto silencio se estaba cociendo una colosal urbanización en s´Espalmador. Sí recuerdo –no soy capaz de precisar fechas– un lunático proyecto de urbanizar s´Estany des Peix y sus riberas con unos palafitos (ya saben, estas casas primitivas de madera construidas sobre troncos clavados al fondo del mar o de un lago, al objeto de evitar los ataques de las fieras).
Bueno, ya en Palma fui al Colegio de Arquitectos para documentarme sobre otras cosas y con mi melena de tres palmos les inspiré confianza y sorpresa. Al menos dos arquitectos jóvenes me informaron durante horas sobre una urbanización y otras curiosidades de Ibiza. Al final, ya casi al irme, dejaron caer: « Pero la pena es esa urbanización en el islote de Espalmador, el proyecto está en exposición pública y apenas hay oposiciones ni alegaciones. Y solo queda hoy y mañana de plazo».
Creo que fue allí donde me enteré del desastre anunciado en s´Espalmador. Quedé bastante chocado. Atravesando la hermosa Palma antigua me fui directamente a la redacción de Diario de Mallorca y lo puse en conocimiento de mi redactor jefe, Xim Rada. A los pocos minutos me llama el director, un combativo Antonio Alemany. Me pide detalles. El tema le ha interesado y delante de mí llama a uno de los redactores avezados en urbanismo, que firmaba Pep Best (¿ya puedo decir que era el pseudónimo de José María Barceló?). Al día siguiente salió un reportaje conmocionante, con fotos de archivo del islote y a toda página. El proyecto se paró.
Imagino que hizo mella en el alcalde Antonio Serra, que después sería muy amigo mío. Tampoco sé si el Consistorio veía muy claro aquel proyecto gigantesco. Ignoro si el fallecimiento del propietario real deshinchó el proyecto. Como dice Josep Pla : «La isla de Espalmador, propiedad del señor Cinnamond, de Barcelona...» estaba deshabitada de hecho. Toda la isla de Formentera apenas llegaba a 3.000 habitantes en 1972. Podemos especular cuanto queramos. El hecho es que entre varios conseguimos neutralizar aquel misil urbanístico. Y fue por los pelos. De otros no nos hemos librado.

viernes, octubre 23, 2015

Catálogo del fenicio pasmado


Setas:

Al fenicio le molestan algunas nuevas costumbres de las Pitiusas. No se sale a buscar setas con una bolsa de plástico. Jamás. Sí vas depositando las setas en una bolsa impermeable impides que las esporas caigan en tierra fértil y para el año que viene en esta zona no crecerán los níscalos. Parece una tontería, pero es importante usar un cesto de mimbre o un recipiente que deje caer las semillas.

Drogas y discotecas:
Deciden que todas las discotecas deben cerrar a las seis y media de la mañana.
Les parecerá demasiado pronto, pero en todo caso entiendan que ustedes han de cerrar para que puedan abrir otras. Bromas aparte ¿alguien cree que vayan a cumplir? ¿Piensa alguien que aunque incumplan serán sancionadas? Toda la isla de rodillas ante media docena de empresarios y la isla masacrada por las drogas y sus camellos importados. Los gastos (sanidad, tráfico, policía, etc.) los pagan los españoles, los beneficios (aparte de los empresarios), van para Inglaterra, que encima se queja de Ibiza. Y a decir verdad, se queja con razón.

Emisarios submarinos:
No le echen la culpa a Mallorca de las carencias de Ibiza. Mallorca es una isla hermana que también sufre los embates de estos mismos políticos. Los responsables y los culpables de estos emisarios olvidados en un pozo oscuro de desidia y vileza son politicastros con nombres muy concretos. Entran a formar en el Govern Balear y parecen convertirse súbitamente en militantes abducidos por una secta satánica. Los culpables son los respectivos componentes del Consell de Formentera, Ibiza, Menorca y quizás Mallorca. Suelen ser del mismo partido. Entonces ¿por qué no usan la fuerza matemática de sus votos para presionar? Es evidente, para no contradecir a la jefatura del PP (o del PSOE en su caso). A unos y a otros se la trae floja la salud de los contribuyentes.
Repito, no culpéis a Mallorca: culpemos a los responsables con nombres y apellidos, sean mallorquines o no.

Ecotasa:
El fenicio un poco pasmado se rasca la cabeza. En la prensa se discute sobre el reparto de la ecotasa por islas lo cual demuestra lo sometidos que estamos mentalmente a estos viles políticos. Lo único que tenemos que discutir es la ecotasa misma. No se debe aplicar ninguna ecotasa. Que trabajen ellos en un reparto justo de los presupuestos y sobre todo, que se vayan quitando dietas y gastos prescindibles.
Pedirles esto a los podemitas y socialistas es perder el tiempo: el derroche y el caos es su única consigna, pero los súbitos (no somos ya otra cosa) no podemos resignarnos y quedar embobados discutiendo el reparto de una tasa que aún no existe y que jamás debiera existir

Diario de Ibiza


miércoles, octubre 21, 2015

El ibicenco climático

Una curiosidad: el año pasado por esta fecha este fenicio escribía de la radioterapia inexistente y del escarabajo picudo, sobreabundante. Hoy seguimos en las mismas, el picudo se ha engullido el jugo sabroso de más de cinco mil palmeras (deben ser muchas más, pero bueno) y la radioterapia no ha llegado a los enfermos de cáncer pitiusos. Peor aún, estos siguen obligados a viajar a Mallorca en condiciones de zozobra y molestias interminables. ¿Qué político fue el que puso la mano en el fuego? Da igual, los ibicencos ya le han botado, como han botado a la cuadrilla de impresentables del PP que se pasaron los cuatro años dedicados a sus chascarrillos domésticos en vez de a gestionar.
Aparte de perder sus nóminas, ellos son los responsables de que haya aterrizado un alcalde como Ruiz y otros tantos novatos que sin duda irán adquiriendo experiencia y desprendiéndose de las bobadas podemitas y catalanistas, aunque han empezado con mal pie. O también les botaremos. Sobre el Ayuntamiento el fenicio apenas ha escrito ni una sola línea, pero no piensen que no figuran en la agenda de los periodistas independientes. Desde su arranque en las fiestas de agosto en adelante les tenemos en la carta de navegación, pero era de justicia darles estos ciento y pico de días de cortesía.
 Inmersos en pleno otoño apenas hemos tenido tiempo de sacar los cuernos, como hacen los caracoles, oteando el panorama a ras de suelo (o no tanto cuando están instalados en las ramas del almendro o del algarrobo).
No hemos tenido casi ni la oportunidad de salir al bosque entretejido por una red de maleza inextricable para saludar a las primeras setas. Una catarata de lluvias torrenciales y de vientos duros nos han barrado la entrada. En la ciudad los barros han sido más agresivos, como las aguas que los transportan, perpetuando la ceremonia de siempre, anegando accesos y cortando la circulación. Homenaje a los salvadores que nos hicieron contra nuestra voluntad estas autovías. Yo no sé qué haríamos los ibicencos sin estos salvadores que quieren meternos cinco millones de turistas cada verano en nuestra isla.
En estas fechas podríamos estar reponiéndonos de la avalancha de clubbers y turistas, pero no hemos tenido tiempo. La furiosa tempestad turística ha sido sustituida casi de inmediato por la tempestad meteorológica. Y son tormentas de las que hacen daño, arrancando de cuajo pinos y árboles frutales. Los isleños lo notarán en sus nervios, porque somos animales climáticos y estas alteraciones acaban por afectarnos, no solo cuando cortan las carreteras o los túneles de las autopistas del diablo. Nos afecta en todo. 
Me gustaría ser Josep Pla por un momento para narrar aquellos inolvidables otoños ampurdaneses. Pero no puedo, ni Ibiza es el Ampurdán ni los otoños de las Pitiusas son los mismos de antaño. Paz, ciencia y vino.